MENÚ

MONONUCLEOSIS INFECCIOSA O ENFERMEDAD DEL BESO

Valora este artículo
(0 votos)
ImagenAutor Dr. Fernando Pérez Escanilla Miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG)
Volver

MONONUCLEOSIS INFECCIOSA O ENFERMEDAD DEL BES

Dr. FERNANDO PÉREZ ESCANILLA

Miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG)

¿Qué es la mononucleosis? ¿Por qué se produce? ¿Es muy frecuente en España? ¿Cómo se puede prevenir?

La mononucleosis es una enfermedad infecciosa producida por el virus de Epstein Barr que se contagia a través de otras personas que la padecen. Los síntomas más frecuentes son la fiebre, faringitis y las adenopatías. En España es bastante frecuente, pueden aparecer casos durante todo el año, pero sobre todo en primavera. La mejor manera de prevenirla es mantener la distancia terapéutica con las personas que presenten algún episodio de faringoamigdalitis, pero en la infancia es prácticamente inevitable, pues muchos casos son asintomáticos.

El hecho de que se la conozca como enfermedad del beso ¿ayuda o genera mayor confusión de cara a su manejo?

La vía de transmisión más frecuente se produce a través de la saliva, de ahí su nombre, “enfermedad del beso”, pero lo que indica, sobre todo, es la proximidad entre las personas. Sin duda el hecho de conocerla con esta denominación a veces genera estupefacción cuando las personas afectadas no consideran que ellos se puedan haber infectado por esa vía. Pero se puede transmitir por la tos, estornudos, útiles de cocina, etc.

¿En qué medida afecta a niños, adolescentes y población adulta? ¿Tiene diferente gravedad en función de la etapa de la vida en la que se produzca?

La mayoría de las infecciones se producen en la infancia y, como antes decía, muchas asintomáticas. Existe otro pico de incidencia en la adolescencia por mayor ‘proximidad’ a esta edad, y es menos frecuente en la edad adulta. Las personas que la padecen quedan inmunizadas, a veces sin tener síntomas.  Cuanto  más tardía es la infección, suele ser más sintomática, pero excepcionalmente grave. Se suele resolver en 3-4 semanas.

¿Cómo puede afectar a los deportistas de élite o las personas acostumbradas al ejercicio físico intenso?

Los deportistas de élite, pueden verse afectados como las demás personas, pero aunque se sabe que el ejercicio moderado mejora las defensas, no podemos decir lo mismo del intenso. A pesar de ello, es difícil que aparezcan complicaciones serias si se lleva un tratamiento sintomático y reposo relativo.

Después de haberla padecido, ¿cuándo se puede volver a practicar ejercicios? ¿Qué consejos daría a los deportistas habituales que no quieren parar su actividad? ¿Hay que reanudarla progresivamente?

Depende del grado de gravedad. Si la infección ha afectado a órganos como el hígado o el bazo, la persona afectada tiene que ser más cautelosa. Estos órganos inflamados son más frágiles a los traumatismos o golpes que puedan sufrirse en la práctica de los deportes. Lo mejor es que lleve un control ecográfico de ambos órganos y analítico por su médico, y él decidirá. Con inflamación de esos órganos, hepatomegalia  o esplenomegalia, yo no recomendaría el ejercicio.

¿Esta enfermedad puede afectar en algún caso de forma permanente al rendimiento?

Lo normal es que no deje secuelas si se han seguido las recomendaciones de los médicos.

¿Alguna otra cuestión que considere relevante?

El ejercicio físico moderado es muy saludable, el intenso, tiene que estar supervisado por los médicos del deporte o de familia.


Visto 375 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Enero 2021 20:08
Inicia sesión para enviar comentarios