MENÚ

SEMG

SEMG

Jueves, 21 Julio 2022 02:03

CÓMO CURAR UNA HERIDA

¿Por qué no es bueno soplar una herida?
El acto de soplar una herida, aunque sea algo intuitivo y que se ha hecho tradicionalmente para aliviar el escozor generado por el traumatismo o por la aplicación de un antiséptico, no es recomendable, pues en la boca conviven un gran número de gérmenes, que con esta maniobra pueden ser proyectados sobre la herida, pudiendo contribuir a desarrollar una infección en la misma, al no contar ya con la protección natural de la piel.

¿Es aconsejable dejar la herida al aire libre?
Las heridas no curan o cicatrizan más rápido al aire libre. Existe la creencia de que las heridas que permanecen descubiertas para que les dé el aire o el sol se secarán antes, disminuyendo el tiempo de cicatrización. Hoy día se sabe que esto sólo aumenta la posibilidad de contaminación y, por tanto, el riesgo de infección. Además, el tejido de cicatrización requiere de un balance adecuado de humedad para que las células encargadas de producir el colágeno y los demás componentes de la piel trabajen adecuadamente. Por tanto, cubrir la herida con un apósito adecuado, ayuda a mantener la temperatura y humedad requeridas para una cicatrización correcta, evitando, también, la formación de costra, que al contrario de lo que suele creerse, la retrasa.  Por otra parte, la exposición al sol no es conveniente, pues puede producir inflamación de la herida y posterior pigmentación de la piel.

Se cree que el agua oxigenada o el alcohol son buenos desinfectantes, ¿es así realmente?
Tanto el alcohol al 70% como el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) se han utilizado durante mucho tiempo como antisépticos de elección en la cura de heridas. Sin embargo, hoy en día están en desuso frente a otros antisépticos como la clorhexidina o la povidona yodada.
El alcohol, aunque es un antiséptico de efecto rápido y actúa sobre un gran número de microorganismos, no se recomienda su uso en heridas, porque es muy irritativo, destruye las membranas celulares, reseca la piel y favorecer la formación de coágulos que permiten la colonización de las bacterias supervivientes. Se recomienda su uso como antiséptico sobre piel intacta.
Por otra parte, el agua oxigenada también es irritativa, destruye tejido sano y además su acción es muy breve, pues es rápidamente degradada por las enzimas de los tejidos.

¿Cuál es el mejor desinfectante para tratar una herida?
Los dos antisépticos más utilizados hoy en día son la clorhexidina y la povidona yodada. 
La clorhexidina posee un amplio espectro de actividad frente a microorganismos y al ser trasparente, permite ver la evolución de las heridas. Su inicio de acción comienza en unos 15-30 segundos y sus efectos se mantienen unas 6 horas.  Se han descrito pocos casos de irritación de piel y mucosas y, además, su absorción a través de la piel es mínima y por tanto produce escasas reacciones sistémicas.
Por otra parte, el yodo es un potente germicida frente a bacterias, micobacterias, hongos, virus, etc. En forma se povidona yodada, se libera lentamente de forma que se consigue que sea menos irritante.  Su inicio de acción se produce a los 3 minutos de su aplicación y el efecto antiséptico se mantiene durante 3 horas (la mitad que en el caso de la clorhexidina). Aunque la absorción a través de la piel es mínima, no debe usarse de manera prolongada en embarazadas y lactantes, ya que el yodo absorbido puede atravesar la placenta y ser excretado a través de la leche materna. 

¿Si escuece la herida es que está curando?
Se tiene la creencia de que presentar una sensación de picazón en la herida, es señal de que está comenzando a curar. Si bien es cierto, que, en las etapas finales de la curación, puede producirse un proceso de contracción para que los bordes de la herida logren juntarse, dando lugar a una sensación de tirantez y picor, en muchos casos éste puede ser un signo de infección, sobre todo si se acompaña de mal olor, inflamación y enrojecimiento. 

¿Por qué es malo arrancarse las postillas?
En muchas ocasiones, tras producirse la herida la sangre se coagula, seca y crea una superficie dura sobre la misma, la costra, que no es otra cosa que restos secos de sangre que se adhieren a la superficie de nuestra piel.  Es el medio que tiene nuestro organismo para proteger la piel lesionada mientras se repara. Si arrancamos la costra, inflamamos la herida y el proceso de reparación se altera, por lo que, si las manipulamos, quedará una cicatriz de peor aspecto estético. En definitiva, las costras deben mantenerse dejando que sea el propio organismo el encargado de eliminarlas. Sólo deben ser retiradas en caso de falta de limpieza en la herida, signos de infección como dolor, enrojecimiento o supuración, o en aquellas heridas de cierto tamaño en las se produce un retraso de la cicatrización por quedar el espacio interno de la misma cubierto por la costra, impidiendo la creación de nuevo tejido. En estos casos es recomendable recurrir a un profesional sanitario.

Lamerse las postillas, ¿sí o no?
Como ya se ha comentado antes, en la boca existen una gran variedad de bacterias, por lo que lamerse la herida sólo puede contribuir a aumentar el riesgo de infección por contaminación de la misma.

¿
Cómo curar una herida paso a paso?
Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Valorar la gravedad de la herida y decidir si puede curarse en casa o debe acudirse a un centro sanitario.
  • Lavar las manos, aunque vayan a usarse guantes.
  • Ante una herida sangrante, realizar una compresión sobre ella con una gasa seca, durante unos 5 minutos sin levantar la mano. Si la sangre empapa la gasa, aplicar una nueva encima, sin retirar la anterior. Si a pesar de la compresión sigue sangrando, será necesario acudir a un centro sanitario.
  • Una vez ha cesado el sangrado, lavar la lesión con suero fisiológico o agua potable. Se debe intentar que el agua arrastre la suciedad desde el centro a los bordes de la herida. Se puede usar un jabón neutro. No lavar la herida con antisépticos locales.
  • Una vez limpia, efectuar el secado de la lesión con una gasa limpia, sin frotarla. No usar algodón, ya que sus pequeños filamentos suelen quedarse enganchados. Si la herida se mantiene sucia, puede ser necesario acudir a un centro sanitario.
  • Aplicar un antiséptico para prevenir la infección. Antes de utilizar el antiséptico es necesario asegurarse de que la persona no sea alérgica.
  • Cubrir la herida con un apósito.
  • Realizar la limpieza de la herida y la aplicación del antiséptico cada 24 horas. Si a los 7 días la herida no ha cicatrizado o, si en algún momento muestra signos de infección, como dolor, piel enrojecida o supuración, acudir a un centro sanitario.
Sábado, 09 Julio 2022 04:33

USO RESPONSABLE DE LOS AURICULARES

¿Cómo puede dañar a la audición un uso excesivo de los auriculares?
Se puede producir por dos procesos, uno por el trauma acústico que produce las ondas sonoras al chocar contra el tímpano y al estimular en exceso al nervio auditivo. Esto depende fundamentalmente de la intensidad y de la duración del estímulo, a más intensidad y duración en el tiempo del sonido más daño puede producir.

Otro mecanismo es debido a el roce de los auriculares, la falta de transpiración y en muchas ocasiones no están lo suficientemente limpios puede provocar infecciones, la mala aireación puede provocar un exceso de humedad provocando una micosis y algunas veces la falta de asepsia en los auriculares puede provocar infecciones bacterianas.

¿Por qué el abuso de los auriculares también puede causar micosis?
Esto es debido a que no deja transpira el conducto auditivo externo del oído, esta puede producir un aumento en el micro clima, aumentando la humedad siendo un caldo de cultivo para la sobreinfección fúngica.

¿Se puede recuperar la audición perdida?
Depende de la causa que lo haya orinado, en el caso de traumatismo acústico es muy complicado, pero con un tratamiento adecuado podemos que no progrese la hipoacusia, en caso de otras causas como el tapón de cera puede ser fácilmente recuperable al extraer el tapón de cera, si fuera una infección con un tratamiento antibiótico y antiinflamatorio podría subsanar la pérdida auditiva.

¿Cuáles son los signos de una posible pérdida auditiva?
El paciente presenta una incapacidad de oír sonidos sobre todo suele empezar en tonos agudos, pueden aparecer acufenos y empiezan a no entender bien las palabras, un signo significativo es que ponen la televisión muy alto para poder entender sus contenidos.

¿Cuál es el tiempo máximo diario recomendable para usar estos aparatos?
Depende del volumen y de la intensidad que lo pongamos, también depende de la calidad de los auriculares, si estos se meten en el conducto auditivo externo o por el contrario no se introducen y tienen un almohadillado. Sería bueno usarlo como algo excepcional, lo más recomendable es no usarlo excepto en esas situaciones que serían imprescindible.

¿Dónde está el límite de decibelios?
El límite de decibelios depende de la frecuencia, una conversación normal tiene aproximadamente 60 dB, los ruidos superiores a 85 dB son perjudiciales, por lo que debemos evitarlo.

¿Qué otros consejos puede dar para hacer un uso responsable de los auriculares?
Deben de ser un elemento de apoyo en algunos momentos puntuales, no se debe usar continuamente, es negativo acostumbrarnos a depender de ellos, debemos también limitar la intensidad del sonido, poniendo la mínima capad que podamos nosotros entender, no estar excesivamente tiempo seguido, hacer descansos auditivos cada cierto tiempo para poder hacer descansar a nuestro sistema auditivo, extremar la higiene sobre todo en aquellos auriculares que se introducen en el conducto auditivo externo y evitar compartir auriculares. En la tecnología es bueno su uso, pero no su abuso.

Sábado, 09 Julio 2022 03:26

QUÉ HACER ANTE LOS CALAMBRES MUSCULARES

¿Qué puedo hacer si tengo calambres musculares frecuentemente?:
El calambre muscular es un espasmo doloroso que se produce durante o inmediatamente después del ejercicio, contrayéndose el músculo sin posibilidad de relajarlo. 

¿Cuáles pueden ser las causas de los calambres musculares?
Aunque de etiología incierta se cree que la principal causa de los calambres musculares es el esfuerzo excesivo, bien por hacer ejercicio durante más tiempo de lo habitual o a una intensidad demasiado alta a la que previamente estaba acostumbrado nuestro organismo. El uso continuado de un músculo, la deshidratación, la tensión muscular o el solo hecho de mantener una posición por un período prolongado pueden causar un calambre muscular.

¿Sufrir con frecuencia calambres musculares podría ser el síntoma de alguna enfermedad?
Algunos pueden estar relacionados con enfermedades no diagnosticadas, tales como: arterioesclerosis de las extremidades, compresión de los nervios periféricos que se encargan de dar motilidad y sensibilidad a la musculatura de las extremidades, o la disminución de sales minerales en la economía del organismo. Déficit de: potasio, calcio o magnesio en tu dieta puede contribuir a los calambres en las piernas.

¿Existen factores que aumentan el riesgo de padecer calambres en los músculos?
Hay ciertos factores predisponentes como son el esfuerzo excesivo, la exposición a un clima cálido o frío, la deshidratación, el desequilibrio de la sal debido al sudor e incluso un nivel bajo de azúcar en sangre.

¿Cuándo hay que consultar con el médico?
En el caso de que la frecuencia de los calambres aumente en el tiempo y éstos se tornen repetitivos debemos de pensar que además de enfermedades, determinados medicamentos tales como los diuréticos también pueden causarlos.

Ser cuidadoso y previsor, y consultar al médico si se cumplen alguna de estas premisas: presencia de molestia intensa, relación con la hinchazón, enrojecimiento o cambios de la piel en las piernas, relación con la debilidad muscular, aumento en su frecuencia, no mejorar con medidas de cuidado deportivo o no estar relacionados con una causa obvia, por ejemplo, el ejercicio extenuante y excesivo.

¿Qué músculos son los que suelen sufrir más calambres?
Aunque cualquier músculo puede sufrir un calambre, los más afectos son cuádriceps, grupo isquiosural y triceps sural (unión de gemelo medial y lateral y sóleo)

Recomendaciones para prevenir los calambres musculares:
Progresión gradual del entrenamiento, para darle tiempo al cuerpo a ajustarse al aumento de la actividad.

  • Ingesta adecuada en la hidratación y en la reposición de sales minerales.
  • Reposición idónea de carbohidratos tras la actividad física (una pieza de fruta es lo ideal)
  • Elonga tus músculos antes y después del ejercicio, para poder reducir la susceptibilidad de tus músculos a los calambres.

¿Se puede hacer algo si sufres un calambre muscular mientras practicas deporte?
- Estira de forma suave y progresiva y mantén elongado el músculo acalambrado hasta que éste cese e incorpórate de nuevo a la exposición con la extremidad en extensión.

- Realiza un masaje decontracturante y moviliza la parte acalambrada para que el músculo pierda tonicidad, para posteriormente aplicar frío de forma local.

- Hidrátate no sólo con agua, sino que debes aportar una proporción de sales minerales perdida.

¿En qué espacios suelen desarrollarse los moluscos?
Es una lesión cutánea sobreelevada, de origen viral, benigna, que se observa principalmente en la infancia, en los adultos sexualmente activos y en algunos individuos inmunodeprimidos. Su incidencia ha aumentado en la última década. Por lo general, aparecen en la cara, el cuello, las axilas y la parte superior de las manos en los niños. Pueden aparecer en los genitales, en la parte inferior del abdomen y en la parte superior interna de los muslos en los adultos, si la infección fue de transmisión sexual.

La enfermedad tiene una distribución universal, con una incidencia muy variable, dependiendo de áreas geográficas. Se estima que a nivel mundial la padecerá entre un 2- 5% de la población.

Si bien la infección puede producirse a cualquier edad, la mayoría de los casos la observaremos en la infancia.

Al tener una alta contagiosidad, se describen brotes en instituciones, colegios, o grupos familiares. La falta de higiene, el hacinamiento, la humedad y el calor, incrementan la posibilidad de su aparición y extensión.

¿Qué favorece su aparición?
Se transmite por contacto físico interpersonal (piel con piel), sexual y a través de determinados objetos (instalaciones deportivas, piscinas, toallas). La transmisión del virus es facilitada por los traumatismos, por lo que la autoinoculación favorecerá la aparición de lesiones múltiples y progresivas, que alargarán en el tiempo su permanencia.

 ¿Qué aspecto muestran?
El molusco contagioso es una infección viral de la piel que tiene como resultado protuberancias redondas, firmes e indoloras cuyo tamaño varía y puede ser como la cabeza de un alfiler o la "goma de borrar" de un lápiz. Comprenden erupciones en la piel con las siguientes características:

  • Tienen relieve, son redondas y del color de la piel
  • Son pequeñas, normalmente tienen menos de menos de 6 mm de diámetro
  • Suelen mostrar un pequeño hueco (forma umbilicada) o un punto en la parte superior cerca del centro.

¿Cuáles son los síntomas?
Es una infección en la piel generalmente asintomática, y lo habitual es que solo observemos las pequeñas lesiones sobreelevadas ya explicadas. En algunos pocos casos los pacientes refieren picor en ellas, o podemos observar alteraciones inflamatorias en la piel que circundan la lesión.

Cada molusco comienza como un punto muy pequeño con un tamaño aproximado de la cabeza de un alfiler y crece durante varias semanas hasta transformarse en un bulto del tamaño de un guisante o la goma de borrar de un lápiz. Con frecuencia, aparece un pequeño hoyo en la parte superior de cada molusco.

Los moluscos pueden aparecer solos, como un bulto aislado, o en grupos o hileras. Pueden aparecer prácticamente en cualquier lugar de la piel, pero en los niños, lo más común es que aparezcan en el pecho, el estómago, los brazos (incluidas las axilas), las piernas, la ingle, la zona genital y el rostro.

En los adolescentes y adultos que mantienen relaciones sexuales, los bultos suelen estar ubicados en la zona genital o la parte interna de los muslos. En casos excepcionales, los bultos pueden aparecer alrededor de los ojos o la boca.

La mayoría de las personas desarrollan entre 1 y 20 moluscos. Estos suelen ser indoloros, pero pueden causar comezón, enrojecerse, inflamarse, causar dolor e infectarse, especialmente si se los rasca. 

¿Cómo deben tratarse?
Las recomendaciones se dirigen a que su manejo debe ser individualizado (en función de la edad, número, distribución, etc.).

En muchos casos, se deja que el molusco contagioso desaparezca por sí solo sin tratamiento alguno. Cada molusco suele desaparecer en unos 2 a 3 meses. Sin embargo, en general aparecen nuevos crecimientos mientras los anteriores desaparecen. Por lo tanto, suele llevar entre 6 y 18 meses (e incluso hasta 4 años) que el molusco contagioso desaparezca por completo.

A veces se decide tratarlos para acortar su crecimiento o evitar su diseminación. Entre esos tratamientos, se encuentran los siguientes:

  • Quitar el centro contagioso apretando los bultos con un escalpelo o pinzas
  • Quitar los crecimientos congelándolos (crioterapia) o raspándolos con un instrumental quirúrgico (curetaje)
  • Aplicar una crema o un agente químico, como ácido salicílico, tretinoina, cantaridina u otro medicamento para verrugasY a veces se utiliza un tratamiento por boca (cimetidina)

 ¿Cómo se puede prevenir su aparición?
Como el molusco es contagioso y puede pasarse a otras partes del cuerpo, una persona infectada debe tomar estas precauciones:

  • No tocar, rascar ni frotar los crecimientos.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Mantener las zonas con crecimientos limpias.
  • Intentar cubrir cada crecimiento con prendas de vestir o un apósito a prueba de agua, en especial antes de participar en actividades en las que se comparten equipos o en las que hay contacto, como natación y lucha.
  • Cambiar los apósitos todos los días o cuando se ensucien.
  • No afeitar las zonas con crecimientos.
  • Humedecer la piel si está seca.

¿Qué consecuencias tiene si no se tratan?
Si bien el molusco contagioso es una erupción en la piel común en los niños. Lo más importante que debemos saber es que en la mayoría de los niños, la erupción en la piel no es problemática y suele desaparecer por sí sola con el tiempo (es una infección autolimitada).
 

¿Qué cuidados requieren a nivel doméstico una vez tratados por el especialista?
Para evitar las infecciones, se deben seguir estos consejos:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • No compartir las toallas, la ropa y otros elementos personales.
  • No compartir las tablas de natación y otros juguetes para el agua en las piscinas.
  • No tocar ni rascar los bultos o ampollas de la piel ni otras lesiones de la piel.

 

  1. ¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor? ¿cómo reconocer que realmente se trata de un golpe de calor y no simplemente que tenemos dolor de cabeza o calambres por cualquier otro motivo?
    El golpe de calor es una emergencia médica caracterizada por la elevación de la temperatura corporal central por encima de 40°C y alteraciones del sistema nervioso central consecuencia del fallo agudo del sistema regulador de la temperatura corporal. Se produce típicamente en ambientes calurosos, afectando tanto a jóvenes que realizan actividades físicas intensas en condiciones de altas temperaturas y concentración de humedad (60-70%), como a ancianos, con o sin comorbilidades, durante las olas de calor. Estos dos grupos poblacionales que se suelen ver afectados es lo que típicamente permite clasificar al golpe de calor en clásico o pasivo (afectando habitualmente a ancianos) o por esfuerzo o activo (afectando a jóvenes).

    El golpe de calor se incluye en los llamados síndromes de lesión por calor inducidos por el ambiente que abarca también a los calambres por calor y el agotamiento por calor. Las manifestaciones clínicas de los tres suelen solaparse y es habitual la progresión desde los calambres hasta el golpe de calor, pasando por el agotamiento por calor. La razón de por qué en ciertas personas el calor puede desencadenar únicamente agotamiento por calor y en otras evoluciona hacia el golpe de calor es desconocida, pero parece claro que existe una cierta predisposición genética.

    Los calambres por calor son la forma más leve y temprana de lesión por calor y son característicos en las extremidades y más frecuentes en individuos jóvenes.
    El agotamiento por calor es quizás el más frecuente de síndromes por calor y es debido a la pérdida excesiva de agua y sal por la sudoración. Se caracteriza por una temperatura normal o inferior a 38,5° y se caracteriza por debilidad, aumento de la sudoración, nauseas o vómitos, cefalea, mareo y piel fría y húmeda sin afectación del nivel de conciencia.

    El golpe de calor sucede cuando el organismo pierde completamente la capacidad para regular la temperatura y se caracteriza por una temperatura corporal superior a 40° y característicamente presenta una clara disminución o cambios en el nivel de conciencia (estupor o coma) o alteración del estado mental. La piel suele estar enrojecida, caliente y seca. Los puntos clave para el diagnóstico y la diferenciación entre los distintos síndromes son, por tanto, la historia clínica de exposición a calor intenso y/o el ejercicio físico intenso, la determinación de la temperatura corporal y el nivel de conciencia.

  2. Una vez detectamos esos síntomas, ¿qué debemos hacer?
    Al ser una emergencia médica, hay que activar los Servicios de Emergencia Médica (112).
    El tratamiento precoz es la clave y el objetivo sería con seguir una temperatura de 38,5-39° en la primera hora y de 38° en la segunda hora.
    Se debe trasladar al paciente a un lugar sombreado y fresco con lo cual ya se inicia una pérdida de calor por diferencia de gradiente de temperatura
    Tumbarle boca arriba y con los pies elevados unos 30 cm.
    Quitar la ropa innecesaria o aflojarla e incluso desnudarle
    Iniciar medidas de enfriamiento con medios físicos aplicando compresas frías o bolsas de hielo en cuello, axilas, ingles o incluso en la cabeza por donde se pierda gran cantidad de calor.
    Hacer que circule el aire alrededor del paciente (ventiladores, abanicos, aire acondicionado).
    Se podría iniciar hidratación vía oral con agua a pequeños sorbos si el nivel de conciencia lo permite, aunque en el auténtico golpe de calor es muy poco probable.
    Nunca abandonar al paciente hasta que lleguen los Servicios de Emergencia Médica.

  3. ¿Quiénes son las personas más propensas a sufrir un golpe de calor?
    Lactantes y niños menores de 4 años por tener menor capacidad para regular la temperatura.
    Personas mayores de 65 años por disminución de la sensación de sed y la alteración de los centros de termorregulación del organismo que disminuyen su capacidad de adaptación al calor.
    Embarazadas porque en ellas aumenta el umbral de sed y su temperatura corporal.
    Enfermos con afecciones crónicas: diabetes, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, respiratorias, renales o neurológicas.
    Personas obesas o con peso excesivamente bajo por mayor dificultad para eliminar el calor corporal.
    Personas discapacitadas por su mayor dificultad para cubrir autónomamente sus necesidades de hidratación y adoptar medidas protectoras frente al calor.
    Personas en situación de aislamiento social porque viven solas o en viviendas mal acondicionadas o en la calle.
    Convalecientes encamados o enfermos en situación de dependencia
    Pacientes que estén tomando determinados medicamentos: laxantes, diuréticos, sedantes, anticonvulsivantes, antihistamínicos, antidepresivos, antihipertensivos, etc.
    Personas drogodependientes (cocaína, metanfetamina) o con consumo excesivo de alcohol.
    Trabajadores que realizan tareas intensas al aire libre o actividades deportivas de alto rendimiento.
    Personas que hayan sufrido previamente patologías derivadas del calor.

6 jornd valenc respiratorio actividad

Con el objetivo de conocer las últimas actualizaciones y novedades de las guías de asma y EPOC, un centenar de médicos se dio cita el pasado viernes, en el Palacio de Colomina de Valencia, con motivo de la VI Jornada de Patología Respiratoria organizada por la Sociedad Valenciana de Médicos Generales y de Familia (SEMG Valencia).

Valencia, 7 de marzo de 2022 – En torno al 30% de los pacientes que acuden a las consultas de Atención Primaria presenta síntomas o enfermedades respiratorias, por lo tanto, es necesario que los médicos de familia estén familiarizados y actualicen sus conocimientos en estas patologías.

Una de las enfermedades más prevalentes es el asma, que afecta a un 5% de la población y aproximadamente a 10 o 12% de los niños, y en cuyo tratamiento se invierte en torno al 2% de los recursos de la sanidad pública.

Otra de las patologías que suelen ser habituales en las consultas del primer nivel asistencial es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que afecta al 10,2% de la población general entre los 40 y los 80 años, presentando una elevada morbimortalidad y una alta tasa de infradiagnóstico.

IMG 20220304 WA0003 IMG 20220304 WA0006 IMG 20220304 WA0013 IMG 20220304 WA0011
IMG 20220304 WA0005 IMG 20220304 WA0004 IMG 20220304 WA0007 IMG 20220304 WA0015
IMG 20220304 WA0008 IMG 20220304 WA0009 IMG 20220304 WA0012
IMG 20220304 WA0014 IMG 20220304 WA0016 IMG 20220304 WA0017 IMG 20220304 WA0018

Con el objetivo de conocer las últimas actualizaciones y novedades de las guías de asma y EPOC, un centenar de médicos se dio cita el pasado viernes, en el Palacio de Colomina de Valencia, con motivo de la VI Jornada de Patología Respiratoria organizada por la Sociedad Valenciana de Médicos Generales y de Familia (SEMG Valencia).

Los médicos inscritos rotaron por cuatro interesantes talleres dedicados a estas dos enfermedades. En concreto, el titulado ‘Caleidoscopio del tratamiento de la EPOC’ fue impartido por el Dr. José Miguel Valero Pérez; el taller sobre las comorbilidades y rasgos tratables de la EPOC fue a cargo del Dr. Mario Bárcena Caamaño; mientras que las comorbilidades del asma corrieron a cargo del Dr. Fernando Albiñana Fernández y el taller titulado ‘Herramienta de control del asma’ por el Dr. Manuel Niño Camacho.

Después de dos años de pandemia, esta cita autonómica formativa de la SEMG se ha celebrado en formato 100% presencial, permitiendo recuperar la normalidad y el reencuentro entre los compañeros de profesión, con todas las medidas de seguridad.

Según se puso de manifiesto durante la Jornada, la EPOC es una enfermedad que presenta una alta prevalencia en la población española (11,8%) y una elevada tasa de infradiagnóstico (74,7%) según datos del estudio Episcan II. Además, el diagnóstico es complicado porque debe de realizarse una espirometría con prueba broncodilatadora, que a veces resulta complicada para que los pacientes la realicen adecuadamente.

Sobre la necesidad de un cribado en patologías respiratorias tan frecuentes, como es la EPOC, los organizadores de la jornada señalan que “es importante llegar en fases tempranas de la enfermedad porque es cuando realmente podemos hacer mucho más por nuestros pacientes a la hora de preservar su función pulmonar, la calidad de vida, motivación para dejar de fumar y realizar intervenciones precoces en exacerbaciones”. Para conseguirlo los médicos tienen a su disposición herramientas para el cribado en pacientes con hábito tabáquico, como es el dispositivo COPD-6 y COPD-PS.

Del mismo modo, existe una serie de barreras en el diagnóstico por parte del paciente como, por ejemplo, el escaso conocimiento de la enfermedad, el miedo a otros diagnósticos, excusa o adaptación a los síntomas; así como otros obstáculos a nivel profesional, como son el escaso tiempo en la consulta o los problemas con la espirometría.

pdfNOTA DE PRENSA - 20220307

6 jornd valenc respiratorio actividad

Con el objetivo de conocer las últimas actualizaciones y novedades de las guías de asma y EPOC, un centenar de médicos se dio cita el pasado viernes, en el Palacio de Colomina de Valencia, con motivo de la VI Jornada de Patología Respiratoria organizada por la Sociedad Valenciana de Médicos Generales y de Familia (SEMG Valencia).

Valencia, 7 de marzo de 2022 – En torno al 30% de los pacientes que acuden a las consultas de Atención Primaria presenta síntomas o enfermedades respiratorias, por lo tanto, es necesario que los médicos de familia estén familiarizados y actualicen sus conocimientos en estas patologías.

Una de las enfermedades más prevalentes es el asma, que afecta a un 5% de la población y aproximadamente a 10 o 12% de los niños, y en cuyo tratamiento se invierte en torno al 2% de los recursos de la sanidad pública.

Otra de las patologías que suelen ser habituales en las consultas del primer nivel asistencial es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que afecta al 10,2% de la población general entre los 40 y los 80 años, presentando una elevada morbimortalidad y una alta tasa de infradiagnóstico.

IMG 20220304 WA0003 IMG 20220304 WA0006 IMG 20220304 WA0013 IMG 20220304 WA0011
IMG 20220304 WA0005 IMG 20220304 WA0004 IMG 20220304 WA0007 IMG 20220304 WA0015
IMG 20220304 WA0008 IMG 20220304 WA0009 IMG 20220304 WA0012
IMG 20220304 WA0014 IMG 20220304 WA0016 IMG 20220304 WA0017 IMG 20220304 WA0018

Con el objetivo de conocer las últimas actualizaciones y novedades de las guías de asma y EPOC, un centenar de médicos se dio cita el pasado viernes, en el Palacio de Colomina de Valencia, con motivo de la VI Jornada de Patología Respiratoria organizada por la Sociedad Valenciana de Médicos Generales y de Familia (SEMG Valencia).

Los médicos inscritos rotaron por cuatro interesantes talleres dedicados a estas dos enfermedades. En concreto, el titulado ‘Caleidoscopio del tratamiento de la EPOC’ fue impartido por el Dr. José Miguel Valero Pérez; el taller sobre las comorbilidades y rasgos tratables de la EPOC fue a cargo del Dr. Mario Bárcena Caamaño; mientras que las comorbilidades del asma corrieron a cargo del Dr. Fernando Albiñana Fernández y el taller titulado ‘Herramienta de control del asma’ por el Dr. Manuel Niño Camacho.

Después de dos años de pandemia, esta cita autonómica formativa de la SEMG se ha celebrado en formato 100% presencial, permitiendo recuperar la normalidad y el reencuentro entre los compañeros de profesión, con todas las medidas de seguridad.

Según se puso de manifiesto durante la Jornada, la EPOC es una enfermedad que presenta una alta prevalencia en la población española (11,8%) y una elevada tasa de infradiagnóstico (74,7%) según datos del estudio Episcan II. Además, el diagnóstico es complicado porque debe de realizarse una espirometría con prueba broncodilatadora, que a veces resulta complicada para que los pacientes la realicen adecuadamente.

Sobre la necesidad de un cribado en patologías respiratorias tan frecuentes, como es la EPOC, los organizadores de la jornada señalan que “es importante llegar en fases tempranas de la enfermedad porque es cuando realmente podemos hacer mucho más por nuestros pacientes a la hora de preservar su función pulmonar, la calidad de vida, motivación para dejar de fumar y realizar intervenciones precoces en exacerbaciones”. Para conseguirlo los médicos tienen a su disposición herramientas para el cribado en pacientes con hábito tabáquico, como es el dispositivo COPD-6 y COPD-PS.

Del mismo modo, existe una serie de barreras en el diagnóstico por parte del paciente como, por ejemplo, el escaso conocimiento de la enfermedad, el miedo a otros diagnósticos, excusa o adaptación a los síntomas; así como otros obstáculos a nivel profesional, como son el escaso tiempo en la consulta o los problemas con la espirometría.

pdfNOTA DE PRENSA - 20220307

Miércoles, 23 Febrero 2022 02:55

FIEBRE: CUÁNDO PREOCUPARSE Y QUÉ HACER

 

  1. ¿Por qué nos sube la fiebre?

La fiebre de forma aislada no es una enfermedad, sino una respuesta de nuestro cuerpo generalmente ante una infección. Podríamos considerar por tanto, que la fiebre es una defensa natural de nuestro organismo que se desarrolla cuando un patógeno, como un virus o una bacteria, logra penetrar las barreras físicas de nuestro cuerpo. En ese contexto, nuestro organismo lo que hace es aumentar la temperatura con el fin de activar nuestro sistema inmune y lograr la destrucción de esos gérmenes perjudiciales.

  1. ¿Cuándo se puede considerar que tenemos fiebre y hasta cuánto puede subir?

La temperatura corporal normal varía de una persona a otra, incluso varía a lo largo del día, es decir, sigue un ritmo circadiano, esto significa que existen momentos donde la temperatura será ligeramente más elevada. Comúnmente este aumento de la temperatura corporal aparece entre las 16:00 y las 20:00 horas para posteriormente descender hasta aproximadamente las 6:00.

Por definición, el límite considerado normal para la temperatura corporal, son 37ºC medidos en la región axilar. A partir de ese límite, consideramos que aparece febrícula y, por encima de 37.8ºC, se considera fiebre, pudiendo llegar a sobrepasar los 41ºC.

  1. ¿En qué momento hay que empezar a intervenir?

Como regla general, cuando la subida de la temperatura sea bien tolerada no es necesario intervenir. Es recomendable comenzar a tratar la fiebre por encima de los 38ºC, especialmente en el caso de personas con otras enfermedades como diabetes, insuficiencia renal, cardiaca o personas especialmente vulnerables.

Existen medidas físicas y/o farmacológicas para reducir la temperatura corporal. Se puede recurrir a fármacos para controlar los síntomas, siendo de elección, de no existir contraindicación médica, el paracetamol. Se trata de un medicamento antipirético, es decir un fármaco que reduce la fiebre, además de tener un efecto sobre el control del dolor. Es preciso recordar la utilidad de los medios físicos para reducir la fiebre, como son los baños con agua templada, paños de agua fría o desnudar al enfermo.

En definitiva, no siempre debemos recurrir a la toma de fármacos para bajar la temperatura, de hecho, hay que recordar que se trata de una defensa natural del organismo.

  1. ¿Se pueden dar convulsiones por fiebre? ¿Qué hacer?

Las convulsiones febriles son aquellas desencadenadas por la fiebre, por definición pueden aparecen entre los 6 meses y los 5 años de edad, siendo más frecuentes durante los primeros años de vida. En caso de presenciar un episodio, se debe mantener la calma, intentar cuantificar la duración aproximada del cuadro, colocar al enfermo de tumbado sobre uno de sus lados y retirar aquellos objetos de alrededor que pudieran provocarle una lesión accidental. Por otro lado, no se debe intentar sujetar al enfermo durante la convulsión puesto que de intentarlo es posible que se genere alguna lesión a nivel osteoarticular. Una vez cesa el episodio convulsivo, debemos intentar reducir la fiebre del enfermo y acudir a un centro médico para recibir una correcta valoración.

  1. ¿De qué depende el umbral de la fiebre? ¿Por qué una persona con dos décimas se encuentran muy mal y otras con 38,5ºC apenas lo notan?

La manera en la que cada enfermo vive un síntoma, como es el caso de la fiebre, es única. De la misma manera que, ante un dolor exacto, dos personas lo toleran de forma muy distinta, igual ocurre con el aumento de la temperatura corporal. Por este motivo es importante realizar un registro de la temperatura corporal en los procesos infecciosos, siendo el método más recomendable la medición axilar mediante termómetros de contacto. Dos personas pueden tolerar la fiebre de manera muy diferente, sin embargo, debemos guiarnos por medidas objetivas como la medición de la temperatura corporal.

Jueves, 09 Diciembre 2021 11:13

¿POR QUÉ ENFERMAMOS MÁS EN INVIERNO?

¿POR QUÉ ENFERMAMOS MÁS EN INVIERNO? 

TU MÉDICO RESPONDE

Dr. Rodrigo Santos Santamarta

Miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) 

- ¿Cuáles son las causas por las que enfermamos más en invierno?

Se debe a la suma de varios factores: el principal es que la mayoría de virus respiratorios estacionales se replican con mayor avidez y su cubierta lipídica es más resistente, lo que ayuda a que sobrevivan más tiempo a temperaturas más bajas, como las que tienen nuestras vías respiratorias altas (como la nariz, en torno a 33ºC), que es por donde suelen entrar dichos virus. Otro de los factores es que, a estas temperaturas, y en estos lugares de nuestro cuerpo, el sistema inmune es menos eficaz. Por otro lado, en invierno solemos pasar más tiempo en lugares cerrados, con menor ventilación y más concurridos. 

- ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en esta época del año? ¿Cómo se pueden prevenir?  

Clásicamente: gripe, resfriado común o catarro y faringoamigdalitis. Actualmente no debemos olvidarnos de la enfermedad por coronavirus. En lactantes se sumaría la bronquiolitis, con máxima incidencia entre noviembre y enero.

La mayor prevención que podemos realizar es realizar un adecuado y frecuente lavado de manos, una buena ventilación de espacios cerrados y evitar espacios muy concurridos. Es importante asimismo tener al día el calendario vacunal, incluyendo la vacuna de la gripe (en los grupos en los que está recomendada) y la nueva vacunación contra la COVID-19. 

- ¿A qué síntomas y señales prestar atención? ¿Cuándo acudir al médico?

Sobre todo, los síntomas de alarma son: fiebre superior a 40ºC mantenida en el tiempo, dificultad para respirar, cefalea intensa que no responde a analgésicos habituales, o cifras de tensión arterial sistólica por debajo de 100. En caso de que se tengan estos síntomas, o que se trate de una fiebre de varios días de evolución, es preciso realizar una consulta a tu equipo de Atención Primaria. 

- ¿Hay diferencias entre las enfermedades que afectan más a adultos y a niños? ¿Cuáles son más frecuentes entre niños? 

Los virus son los mismos en general, lo que varía es el cuadro clínico que producen en niños y adultos y la frecuencia con la que los afectan. Los virus son: influenza (gripe), rinovirus (causa la mayoría de catarros, tanto en niños como en adultos), coronavirus (no solo el SARS CoV2, causan también infecciones de vías altas), virus respiratorio sincitial o VRS (principal causante de la conocida bronquiolitis de los lactantes), parainfluenza (causante de la mayoría de laringitis o crup en niños), adenovirus (causante de la mayoría de faringoamigdalitis). En niños son más frecuentes el VRS (en lactantes), adenovirus y rinovirus, pero también pueden afectar a adultos.

 

banner VI jornds murcinas

  

 

 

 

 

VI Jornadas Murcianas de Patología del Aparato Respiratori0
NEUMOLOGÍA-ATENCIÓN PRIMARIA

Murcia, 20 y 21 de octubre de 2021

pdfPROGRAMA_JORNADAS_SOMUPAR_2021.pdf