MENÚ

Manifiesto por el Día Mundial del Médico de Familia Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Logo CATALUÑA BIG LUTO LAZO NEGRO LITE

Manifiesto por el Día Mundial del Médico de Familia

  • Hoy, día 19 de mayo se celebra el Día Mundial del Médico de Familia. SEMG Cataluña se suma a las felicitaciones y reconocimientos que desde numerosas instituciones se hacen llegar a este colectivo de profesionales, los Médicos de Familia 

  • Queremos enfatizar la labor realizada y el comportamiento ejemplar de los Médicos de Familia durante la actual pandemia por COVID-19

  • Reivindicamos Justicia, Respeto, Reconocimiento y Dignidad” para nuestros profesionales  

Barcelona, 19 de mayo de 2020 - Como en estos últimos años, la Sociedad Catalana de Médicos Generales y Médicos de Familia (SEMG Catalunya) celebra y a la vez reivindica en este Día Internacional la necesidad de empoderar la Atención Primaria y, para ello, reclamamos los recursos necesarios para ejercer sus múltiples funciones, así como para desempeñar los nuevos retos que les han sido encomendados para la gestión de esta pandemia, y ahora también para el periodo de desescalada.

Hasta ahora, el papel de la Atención Primaria durante la pandemia ha sido fundamental en la detección, seguimiento y evaluación de pacientes con COVID-19 y, de cara a la nueva etapa, continuará teniendo un papel relevante, no solo en la detección y manejo de los nuevos casos comunitarios, sino en la gestión de los contactos y, por tanto, es necesario dotarla de la capacidad diagnóstica necesaria y de los recursos técnicos y humanos adecuados.

Asimismo, como puerta de entrada al Sistema de Salud, deberá seguir atendiendo de forma longitudinal e integral a la población y la comunidad, prestando especial atención, como siempre, a los pacientes crónicos, a los nuevos conflictos de salud mental derivados de la pandemia y de la situación de confinamiento, además de contribuir a la atención y resolución de los problemas derivados del impacto social de la epidemia.

En los últimos años, y particularmente desde la crisis económica que se inició en 2008, el presupuesto dedicado a la AP ha ido descendiendo paulatinamente, así como el de otras especialidades menos visibles del sistema, como la Epidemiología, la Salud Pública, etc. Este descenso presupuestario ha sido más acusado que el producido en el nivel hospitalario.

Esta falta de inversión en Atención Primaria de Salud (producto de los recortes llevados a cabo desde la crisis económica que se inició en 2008 y que se alarga hasta nuestros días) produce numerosas disfunciones en el sistema, como:

  • La disminución del personal en los centros de salud, no cubriéndose vacantes, bajas laborales, vacaciones, etc.

  • La sobrecarga de trabajo para el resto de profesionales sanitarios por el elevado número de pacientes que le son asignados.

  • La presencia anecdótica y voluntarista de la intervención comunitaria y la ausencia casi absoluta de participación comunitaria real.

  • El descenso y deterioro de la atención familiar domiciliaria.

  • Las restricciones en el uso de nuevos medicamentos o pruebas diagnósticas, entre otras cuestiones relevantes….

Podríamos decir que la Atención Primaria ha sido la encargada de pagar la factura de la crisis, ya que los recortes presupuestarios que se han llevado a cabo en estos últimos años, no sólo han sido más acusados que el producido en el nivel hospitalario, sino que además no se han revertido posteriormente en la misma escala que en los hospitales.

Así, la llegada de esta pandemia, ha encontrado una Atención Primaria que partía de una situación crónica precaria en recursos humanos, con poco personal, que en muchos Centros de Salud se ha agravado por la pandemia, y sin los medios de protección y diagnósticos adecuados, no es de extrañar que los médicos de familia sean el colectivo con más infectados y víctimas entre los sanitarios por COVID-19.  

La Atención Primaria de Salud, es versátil y con gran potencia de adaptación a situaciones adversas, tiene una alta capacidad resolutiva y de filtro de patologías según la gravedad, lo que ha permitido que la mayor parte de los enfermos y sus familias sean atendidos en el CAP o en sus propios domicilios, con los cuidados habituales y derivados convenientemente al nivel hospitalario, cuando la situación así lo ha requerido, o haciéndose cargo de los enfermos menos graves y de los terminales y también de dar soporte a sus cuidadores y familiares en una coyuntura de gran angustia e incerteza; y, todo ello, a pesar de que al principio de la pandemia, ningún político se acordó de la Atención Primaria e incluso fue criticada por algunos estamentos.

Los médicos de familia ya desde el inicio de la crisis de la pandemia por el SARS-CoV2, se han reorganizado adaptándose, pese la dificultad, a los nuevos cambios (nuevos protocolos diarios, doble circuito COVID /no COVID); han incorporado a la práctica clínica cuestiones novedosas  como, por ejemplo, las ecografías pulmonares; implementando la consulta telefónica y telemática o el seguimiento de los algoritmos de detección de casos graves mediante radiografía y ecografía que se han realizado y puesto en marcha sin medios, estructura, ni personal extra, y todo ello a pesar de su ausencia en la organización y gestión de la epidemia, cuando en nuestra opinión deberían ser parte fundamental y necesaria para su control. Tuvimos la sensación de haber pasado de ser la “puerta de entrada” del Sistema de Salud, a la “puerta ignorada” del mismo, y aun así entre el 80 y 90% de los casos confirmados o de sospecha del COVID-19 se han manejado desde la Atención Primaria.

Desde SEMG Cataluña apostamos para que la Atención Primaria siga vertebrando el papel de puerta de entrada del Sistema Nacional de Salud, potenciando su Red Centinela de Vigilancia Epidemiológica -que no ha sabido aprovecharse para hacer un seguimiento y valoración de la pandemia- dotándola de suficiente personal y de los recursos necesarios, prescindiendo de las inercias administrativas y burocráticas que lastran las tareas de los médicos de familia, en detrimento de tareas asistenciales ya sea de atención directa a los pacientes y a la comunidad…; pero, a pesar de los escasos medios, estamos convencidos de que la Atención Primaria podrá gestionar y adaptarse a cualquier crisis o adversidad.

Por todas estas razones, también queremos apoyar en este día las justas reivindicaciones del Sindicat de Metges de Cataluña, con su lema Justicia, Respeto, Reconocimiento y Dignidad”. 

Justicia por el esfuerzo realizado, el riesgo asumido y sobretodo reparando el daño a los compañeros muertos o contagiados.

Respeto a nuestras decisiones clínicas, a nuestros derechos laborales y a tener tiempo para una formación continuada adecuada y a cargo de la empresa.

Reconocimiento del trabajo realizado, del esfuerzo y el sacrificio que desde siempre ha caracterizado a los médicos de familia y finalmente

Dignidad, dispensando el trato y la consideración retributiva que por formación y dedicación los médicos de familia se merecen.

Antes de finalizar, desde SEMG Catalunya también queremos hacernos eco de los graves problemas que se han producido en las residencias de mayores, donde se ha registrado el mayor número de fallecimientos, para que se pongan medidas y que, en el caso de rebrotes, esto no se vuelva a producir. Sin olvidarnos de todos los fallecidos y sus familias, a las que lanzamos todo nuestro apoyo y solidaridad a la hora de hacer frente a tan grandes pérdidas.

¡Feliz Día Mundial del Médico de Familia! 

Junta Directiva de SEMG Catalunya

 
Visto 159 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Mayo 2020 11:34
ORTIZ SANCHEZ FRANCISCO

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Sitio Web: ithemeslab.com