MENÚ

ORTIZ SANCHEZ FRANCISCO

ORTIZ SANCHEZ FRANCISCO

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

URL del sitio web: http://ithemeslab.com

actividad paciente cronico

  • Las personas que se someten a la cuarentena actual por COVID-19 pueden experimentar efectos psicológicos adversos y estar en riesgo de padecer ansiedad, alteraciones del estado de ánimo y depresión, que, a largo plazo, pueden llevar a trastorno de estrés post-traumático y afectación el bienestar general.

Madrid, 21 de septiembre de 2020 – Con los estragos causados por la pandemia y el impacto inminente en las economías, las estructuras sociales y los sistemas de salud, está surgiendo lo que empieza a considerarse una crisis mundial de salud mental. Ya el propio director general de la ONU pronosticó esta situación en un informe de política el 13 de mayo de 2020, declarando: "La salud mental y el bienestar de sociedades enteras se han visto gravemente afectados por esta crisis y son una prioridad que debe abordarse con urgencia".

Tal y como señalan varios estudios recientes, las personas que se someten a la cuarentena actual por COVID-19 pueden experimentar efectos psicológicos adversos y estar en riesgo de padecer ansiedad, alteraciones del estado de ánimo y depresión, que, a largo plazo, pueden llevar a trastorno de estrés post-traumático y afectación el bienestar general. Entre los factores estresores durante la cuarentena se encuentra la duración de la misma, el miedo a la infección, la frustración y aburrimiento y el no disponer del material e información adecuados.

De estas consecuencias, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) habló en una reciente webinar dedicada concretamente al soporte emocional en la atención del paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfocado en el contexto de la pandemia y el impacto que el aislamiento que puede tener para el enfermo, de la mano del Dr. Mario Bárcena, miembro del Grupo de Patología Respiratoria de la SEMG.

En cuanto a lo que ya se conocía de la salud mental en los pacientes con EPOC antes de la pandemia, según datos extraídos de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC) -en su versión de 2017- la prevalencia de la depresión aumenta con la gravedad de la EPOC. En concreto, está presente en el 20% de los casos de EPOC leve, en el 44% en EPOC de pacientes hospitalizados y en el 90% en pacientes ingresados con insuficiencia respiratoria hipercápnica. De la Guía también se extrae que presentan ansiedad generalizada entre el 6 y el 33% de los pacientes con EPOC, presentando también el doble de riesgo de desarrollar deterioro cognitivo.

Durante la webinar, el Dr. Mario Bárcena puso sobre la mesa las medidas que se pueden llevar a cabo para mitigar las consecuencias de la cuarentena en los afectados por EPOC. Por ejemplo, intentar que la duración del aislamiento sea lo más corta posible, dar toda la información posible y proporcionar los materiales adecuados.

Para cuidar, hay que cuidarse

En este punto, los trabajadores sanitarios merecen una atención especial, sobre todo, cuando la escasez de recursos humanos lleva a generar trabajo adicional y a sobrecargar a los profesionales con interminables jornadas en difíciles condiciones laborales. Precisamente, durante la webinar se avanzaron los detalles de una herramienta en la que ha colaborado la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia destinada a mejorar la salud emocional de los profesionales sanitarios, muy afectada por la actual crisis sanitaria.

La encargada de dar a conocer la herramienta fue la Dra. Pilar Rodríguez Ledo, responsable de Formación de la SEMG, quien avanzó que se trata de una plataforma destinada a gestionar las emociones de los sanitarios, tanto en el laboral como en el personal. La presión asistencial a la que se ven sometidos por la pandemia crea situaciones difíciles a los profesionales, “volvemos a casa con una situación emocional y miedos diferentes a los que teníamos”. Es por ello que es importante dejar claro que “para cuidar, hay que cuidarse”, recalcó Rodríguez Ledo.

En definitiva, se trata de una plataforma con recursos online que pretende proporcionar apoyo emocional a los profesionales y en la que, a modo de coaching, se trabajarán temas muy variados que profundizan en la eficiencia y la productividad, el manejo del conflicto, la importancia de distinguir lo importante de lo urgente, el manejo de la presión asistencial, el burnout y cómo llevar una mejor gestión del tiempo.

pdfNota de prensa - 20200921-2

 

 

 BANNER BASE TABACO 560x132  

Más de 2.000 alumnos avalan el éxito del PROGRAMA TRATO – Tratamiento de la dependencia del tabaco desde Atención Primaria. El objetivo de este curso on line es crear conciencia entre los médicos de Atención Primaria sobre su papel en la dependencia del tabaco: preguntar y registrarlo siempre en la historia clínica para, de este modo, tratar la dependencia del tabaco como una enfermedad crónica adictiva.

El programa científico del Curso online PROGRAMA TRATO está elaborado y avalado por Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). Se trata de una interesante actividad formativa realizada por médicos de Atención Primaria y dirigida a profesionales sanitarios que trabajan día a día para mejorar la salud de los pacientes que quieren dejar de fumar.

El programa formativo on line con sello de calidad SEMG consta de cuatro módulos. El primero de ellos está destinado a la dependencia del tabaco y el papel de los profesionales de Atención Primaria en el abordaje de la cesación tabáquica, es decir, dejar de fumar.

El segundo módulo se centra en el tratamiento para dejar de fumar, y las estrategias farmacológicas y no farmacológicas; el tercero en las unidades antitabaco especializadas y el cuarto se basa en la técnica de role playing enfocada a ayudar a los profesionales cómo tratar eficazmente a su paciente fumador en consultas de Atención Primaria.

Entre los docentes se encuentran miembros destacados del Grupo de Patología Respiratoria de la SEMG, empezando por su responsable, el Dr. Juan Antonio Trigueros, que es el director del curso; así como de los doctores Andrea Gallego, que es la coordinadora del Grupo de Tabaquismo de la SEMG, y el Dr. Andrés Zamorano, miembro del mismo grupo y actual presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

ENLACE LINK 2PROGRAMA TRATO - Curso ATENCIÓN PRIMARIA 
ENLACE LINK 2PROGRAMA TRATO - Curso ENFERMERÍA

 

foro ap new

Crónica de una muerte anunciada

Comunicado del Foro de Médicos de Atención Primaria sobre la situación de los centros de salud en el contexto de la pandemia de Covid-19 

Madrid, 14 de septiembre de 2020. La situación de la Atención Primaria (AP) en los centros de salud de nuestro país lleva muchos años deteriorándose y la pandemia solo le está dando la puntilla.

Los médicos de familia y pediatras de AP, desde este Foro de Atención Primaria y desde todas sus organizaciones y sociedades integrantes, han denunciado desde hace décadas la merma paulatina de presupuestos y de profesionales médicos. Los centros de salud del sistema público sanitario son, por la escasez de medios, la sobrecarga asistencial y la pobre gestión de las autoridades sanitarias, el destino menos atractivo para ejercer la medicina y la pediatría desde hace varios años. Tienen dotaciones limitadas y escaso personal médico de edad media avanzada y sin posibilidad de contratar suplentes. Existen puntos de urgencia, centros de salud y consultorios rurales que se han visto obligados a cerrar, ocasionado por la falta de profesionales. Muchos médicos de familia y pediatras han abandonado su actividad profesional en los centros de salud buscando mejores alternativas laborales

Los médicos de familia y pediatras de AP están preocupados por carecer del tiempo necesario para atender a las familias y para seguir ofreciendo una medicina resolutiva y de calidad como silenciosamente ha realizado antes y durante la pandemia. Están ahogados por el deber de atender las decenas de citas telefónicas para dar resultados de las PCR, peticiones de realización de certificados en muchas ocasiones absurdos e innecesarios y solicitudes infinitas de bajas laborales de casos sintomáticos, asintomáticos o contactos estrechos. Muchos médicos llevan semanas sin poder terminar de realizar todas las consultas telefónicas ni presenciales citadas en su jornada de trabajo. Y todo ello, sin haber empezado todavía el otoño.

Desde el inicio de la pandemia y con una orientación del sistema sanitario a la atención casi exclusiva de la Covid-19:

  • Urge dar respuesta a un doble desafío: seguir atendiendo pacientes con enfermedad por coronavirus ─casos Covid-19─ y, a la vez, tratar a los pacientes crónicos y/o pluripatológicos que han estado confinados sin un seguimiento médico estrecho por el estado de alarma primero y ahora por el colapso del sistema hacia la atención Covid exclusivamente, pese a los elevados esfuerzos realizados por AP.

  • Apremia aumentar los recursos humanos con contratos dignos. Son necesarios más médicos de familia y pediatras en AP para dar respuesta a ese doble desafío que se va a mantener en el tiempo y en el que la Atención Primaria juega un papel esencial tanto en la contención de la Covid-19 como en los tratamientos de los enfermos sin coronavirus.

  • Echamos en falta la publicación periódica de datos oficiales que hagan referencia a la titánica actividad realizada por los profesionales sanitarios de AP estos últimos meses, así como su reconocimiento en los medios informativos.

  • Apreciaríamos más apoyo por los políticos y gestores de la capacidad de resolución que está mostrando la atención primaria realizando cientos de miles de consultas y pruebas diagnósticas en el periodo estival con el objetivo de contener los casos de contagio y secundariamente evitar el colapso de la atención hospitalaria.

  • Necesitamos medidas organizativas. No hay suficiente planificación de acciones ni recursos disponibles a nivel autonómico ni tampoco a nivel central. Existen decenas de protocolos escritos actualizados, pero faltan las medidas eficaces de los mandos intermedios para ponerlos en marcha.

  • Denunciamos que la labor de diagnóstico y tratamiento de los médicos no se puede suplir por otros profesionales con formación distinta en cuidados a la población. Faltan médicos de familia y pediatras en Atención Primaria y suplirlos con otros profesionales sanitarios diferentes es engañar a los contribuyentes.

Proponemos algunas medidas para facilitar a los médicos de familia y pediatras que puedan seguir ofreciendo la calidad de atención que los ciudadanos merecen:

Respecto a las pruebas diagnósticas de Covid-19:

  • Crear unidades específicas de apoyo para la realización de las PCR frente a coronavirus SarsCov-2 y la comunicación de resultados negativos y positivos. Si somos los médicos los responsables de comunicar a diario estos numerosos resultados, no queda tiempo disponible para atender a las familias e importantes enfermedades agudas y crónicas se diagnosticarán demasiado tarde.

  • Delimitar, de forma oficial, las indicaciones para solicitar la PCR restringiendo su uso y especificando claramente las indicaciones de realizar serologías de la Covid-19.

  • Informar a la población de las limitaciones de las pruebas diagnósticas actuales. Un resultado de PCR negativa puede virar de un día para otro y no hay capacidad para repetirla semanalmente.

  • La realización de las PCR no será responsabilidad de los profesionales médicos.

Respecto al estudio y seguimiento de contagios y brotes:

El estudio y seguimiento necesario de los contagios y brotes requieren de recursos humanos y numerosas llamadas telefónicas que actualmente son la causa del colapso de los centros de salud.

  • Mejorar la red de telefonía y la atención de la misma en los centros de salud, en estos momentos obsoleta y claramente insuficiente. Las llamadas se han multiplicado hasta más de un 400% en algunos centros de salud.

  • Los rastreadores son imprescindibles para gestionar los brotes. Actualmente hay varias comunidades muy pobladas sin rastreadores suficientes y son los médicos y pediatras de AP los que realizan esta labor.

Respecto al exceso de tareas burocráticas:

  • No es función de los médicos de familia ni de los pediatras justificar las faltas de asistencia al colegio ni tampoco a los institutos.

  • De igual modo se recuerda que la incapacidad temporal es un acto médico, que se prescribe a una persona solo en caso de incapacidad física o psíquica que le imposibilite la realización de su trabajo habitual, formando parte del proceso terapéutico, de igual manera que el tratamiento médico, quirúrgico o rehabilitador. La baja laboral está basada por tanto en un criterio clínico o, dentro del contexto epidémico actual, un criterio profiláctico en caso de aislamiento por contacto directo con un caso positivo.

  • Por tanto, no es competencia de los médicos el justificar la ausencia laboral de los padres en los casos en los que su hijo no presente positividad virológica.

    En estos casos, el organismo correspondiente deberá articular y gestionar los mecanismos oportunos para paliar la situación, pero en ningún caso como baja médica, pues de esta forma se está medicalizando una circunstancia que no lo es, y se hace responsables a los médicos de familia de algo que no les compete, que añade una sobrecarga más a la ya sobrecargada Atención Primaria y que sin duda llevará a un enfrentamiento con los usuarios afectados con el previsible incremento de agresiones.

Otras sugerencias:

  • Realizar mejores campañas de autocuidados apelando a la responsabilidad de los ciudadanos de no acudir varias veces al día, ni varios días sucesivos por el mismo motivo leve a urgencias o al centro de salud. En estos momentos, no hay capacidad de atender, reiterativamente, las consultas banales de los ciudadanos con pocos síntomas catarrales o diarreas o erupciones leves, por otra parte, innecesarias.

  • Incrementar las indicaciones y el periodo de administración de la vacuna de la gripe durante esta temporada.

  • Mejorar las escasas retribuciones. Valorar abonar con generosidad las horas extra a cualquier médico de familia o pediatra que, de forma voluntaria, acepte prolongar su jornada laboral.

  • Flexibilizar al máximo los horarios de conciliación para los profesionales sanitarios que tengan a sus cuidados niños, ancianos o personas vulnerables.

Las organizaciones integrantes del Foro de Atención Primaria quieren incidir en que es ahora el momento de apoyar a los centros de salud. O los apoyan inmediatamente o será ya muy tarde para la AP y para todo el sistema público nacional de salud.

vineta foro apDesde el Foro de Atención Primaria felicitamos con mucho afecto a los médicos de familia y pediatras de Atención Primaria por la ingente labor que están realizando y los animamos a cuidarse y a protegerse.

Apelamos a la recuperación de un plan de defensa de la AP basado en el decálogo de este foro, en el reciente Plan de reconstrucción del congreso y también en el Marco estratégico de la Atención Primaria de Salud 2019, con su sede situada en la oficina ejecutiva de AP y Comunitaria inaugurada hace exactamente un año.

No sabemos si se ha abandonado a la AP a la deriva buscando de forma deliberada su hundimiento para proceder entonces a la privatización o al copago, cuando la situación sea ya completamente irreversible.

Las consultas de los centros de salud son, en algunas comunidades autónomas, un infierno donde la administración ha dejado solos a los médicos, a los pediatras y al resto de profesionales. Existe el riesgo de que el precario escenario aquí descrito y la gran ansiedad que producen las agendas sobrecargadas y la necesidad de diagnosticar rápido en esta situación de incertidumbre epidemiológica, desemboque en un aumento de burnout entre los profesionales que trabaja en AP. 

Con la misma gravedad, sin embargo, hay que señalar otros peligrosos riesgos a los que hoy siguen expuestos los médicos y que actúan como elemento multiplicados: el riesgo de contagio y a las agresiones verbales y físicas a las que estamos sometidos.

Ya se empiezan a ver las primeras señales de la muerte anunciada. Ya hay servicios de urgencia e instalaciones de centros de salud y consultorios cerradas por la falta de personal y por falta de presupuestos.

El Foro de Atención Primaria lleva desde hace varios años anunciando este desastre y el coronavirus SarsCov-2 sólo está anticipando el final, está dando la puntilla a la AP de la Salud.

Foro de Atención Primaria, Madrid a 14 de septiembre 2020

Como resumen, valga esta viñeta de Mónica Lalanda publicada recientemente en Acta Sanitaria

Sobre el Foro de Médicos de Atención Primaria:
Las entidades y sociedades que forman parte del Foro de Médicos de Atención Primaria son:  la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap); el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM); la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM); la Organización Médico Colegial de España (OMC); la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC); la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG); y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP)

 

actividad paciente cronico

 

  • El doctor Carlos Miranda, responsable del Grupo de Trabajo de Diabetes de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), cree que, en relación a la práctica asistencial, “tiene que haber un antes y un después” con la puesta en marcha de medidas desde la Atención Primaria para la mejora inmediata de la atención a pacientes crónicos. 

Madrid, 10 de septiembre de 2020 – Las personas con patologías crónicas son más vulnerables a la infección por SARS-CoV-2 y a desarrollar complicaciones y mayor deterioro en su calidad de vida. En la era post COVID-19 es necesaria “una reordenación de la atención a la cronicidad que dé respuesta a las necesidades reales que han aflorado y a las debilidades de organización del sistema sanitario”, tal y como pide el doctor Carlos Miranda, responsable del Grupo de Trabajo de Diabetes de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

En relación a la práctica asistencial, “tiene que haber un antes y un después” con la puesta en marcha de medidas desde la Atención Primaria para la mejora inmediata de la atención a la cronicidad como, por ejemplo, la potenciación de recursos telemáticos, “básica en esta nueva normalidad”, en palabras del Dr. Miranda.

Del mismo modo, el portavoz de la SEMG cree que hay que disponer en los centros de salud de bases de datos actualizadas; líneas telefónicas suficientes, aparatos móviles o webcam, u otro sistema para enviar o recibir imágenes médicas desde los domicilios y consultas, siempre con los requisitos de seguridad precisos. En la atención presencial, se debe primar la seguridad del profesional y del paciente crónico, y se deben implantar medidas que mejoren la coordinación entre la Atención Primaria y la Atención Hospitalaria.

En lo que respecta a la asistencia telemática en diabetes, según Miranda, “se pueden evitar muchas consultas presenciales” para evaluar resultados de analíticas, cumplimiento terapéutico, valores de presión arterial, peso o perfiles glucémicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay actividades puramente presenciales, como son extracciones de sangre, exploración de los pies, retinografía, electrocardiografía, vacunaciones y adiestramiento en manejo de glucómetros e insulinización.

Así se puso de manifiesto este miércoles en la webinar Paciente crónico ¿y ahora qué?’ organizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y Boehringer, encuentro virtual donde los doctores Carlos Miranda y Teresa Benedito -responsable y miembro del Grupo de Trabajo de Diabetes de la SEMG, respectivamente- hicieron también un repaso general de los diferentes factores de riesgo y objetivos de control basados en las últimas guías y documentos de consenso.

Abordaje integral

Optimizar el control de la diabetes mellitus no se basa solamente en alcanzar un control glucémico o de parámetros clínicos, sino en un abordaje multifactorial, tal y como recordaron en la webinar. Los consensos de American Diabetes Association (ADA) y European Association for the Study of Diabetes (EASD) señalan la necesidad de una individualización en función de las características de cada persona y la participación activa del paciente en el tratamiento, “lo que precisa de una educación terapéutica que proporcione actitudes, conocimientos y habilidades para una gestión eficaz de la enfermedad”, en palabras del Dr. Carlos Miranda.

Esta educación tiene que caracterizarse por ser un proceso estructurado y continuado, integrado en el plan terapéutico, y no basarse en intervenciones aisladas. Su finalidad es controlar no solo la diabetes como tal (la glucemia), sino el colesterol, la presión arterial, el exceso de peso, el sedentarismo y el abandono del tabaquismo. De esta forma, se podrán prevenir las complicaciones que generan la mortalidad del diabético.

En este punto también incidió la Dra. Teresa Benedito, dado que “sabemos que los pacientes diabéticos tienen un riesgo más alto de presentar un evento cardiovascular y de mortalidad. Esto hace que sea necesario un abordaje multifactorial en ellos, no solamente centrarnos en el control de la hemoglobina glicosilada, sino también realizar consejo antitabaco en el fumador, controlar los niveles de LDLc, tensión arterial, función renal y fomentar modificaciones en estilo de vida (dieta y ejercicio)”, reiteró.

 pdfNota de prensa - 20200910

 

LOGO ARAGON

 Vacunaciones como mejor forma de prevención de enfermedades infecciosas


Hace más de un año que nuestra sociedad la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (Semg-Aragón) se dirigió a la Consejera de Sanidad para solicitarle que a través de la Dirección General de Salud Pública incluyera en su calendario vacunal para adultos, para evitar inequidades entre las Comunidades Autónomas y entre los propios aragoneses, sin limitar el acceso a la única vacuna antineumocócica 13 valente (VNC13) que ha demostrado ser eficaz frente la neumonía y solicitábamos la inclusión de esta vacuna para toda la población que padezca una enfermedad crónica, así como, para todos los mayores de 65 años como actualmente se hace con la vacuna de la gripe. Queremos que la población aragonesa tenga las mismas posibilidades de vacunación como otras Comunidades Autónomas y sean utilizadas las vacunas más eficientes para lograr la mejor inmunización en nuestros ciudadanos.
Nos pareció muy importante para nuestra sociedad que se aprobara, en noviembre de 2019, un calendario de vacunaciones para todas las etapas de la vida, especialmente en los adultos tanto para la población general como para los grupos de riesgo.

A pesar de los grandes avances que ha experimentado la medicina a lo largo de las últimas décadas, las enfermedades infecciosas continúan siendo una causa importante de morbimortalidad en nuestro entorno, en especial en las personas mayores. La edad es un factor de riesgo para muchas enfermedades debido al proceso de envejecimiento del propio sistema inmunitario (inmunosenescencia).

La enfermedad neumocócica y la gripe son claros ejemplo de patologías en las que la mayor tasa de incidencia se produce en los grupos de edad más avanzada. En los pacientes de más edad, si además padecen alguna patología crónica de base, las infecciones respiratorias tienen una peor evolución, cursan con mayor gravedad por el empeoramiento de la/s patologías subyacentes, tienen un mayor porcentaje de hospitalizaciones y estancias hospitalarias más largas, y además, requieren un mayor seguimiento al alta (frecuentación médica, medicación adicional, etc.). Todo ello sin duda tiene un efecto negativo sobre el propio paciente (peor calidad de vida, mayor letalidad) y tiene un gran impacto en coste para el sistema sanitario.

La neumonía neumocócica causa 9.995 ingresos anuales en adultos en España (72% en >65 años). La probabilidad de hospitalización de estos pacientes es de hasta 73 veces mayor en pacientes con otras comorbilidades cuya presencia también es más frecuente en las personas de más edad. La vacunación frente a neumococo es la forma más efectiva de prevenir la enfermedad y sus complicaciones habiendo demostrado ser segura y eficaz.

Es importante mantener los programas de vacunación mientras se implementan medidas para evitar la propagación de la COVID-19. En el contexto de la COVID-19, la OMS ha publicado recomendaciones, dirigidas fundamentalmente a los centros de atención de larga estancia, entre las que se encuentran, además del refuerzo en la higiene de manos y la higiene respiratoria o el distanciamiento físico en el centro, administrar al personal y a los empleados la vacuna anual contra la gripe y las vacunas antineumocócicas conjugadas y priorizar la vacunación frente a la gripe y el neumococo de toda la población vulnerable. Dichas vacunas protegen contra infecciones que suponen una contribución importante a la mortalidad por causas respiratorias en las personas mayores.

Aunque, no se ha establecido de forma clara el papel de otros patógenos respiratorios en el diagnóstico y evolución de la COVID-19, algunos estudios han establecido su presencia en pacientes diagnosticados de esta enfermedad. La mayoría de estas coinfecciones ocurrieron 1-4 días después del inicio de la enfermedad y el patógeno más frecuentemente encontrado en la faringe de estos pacientes fue el S. pneumoniae seguido de la Klebsiella pneumoniae y Haemophilus Influenzae.

Aunque actualmente hay información limitada sobre si COVID-19 está asociado con un mayor riesgo de infección neumocócica, la vacunación neumocócica puede prevenir infecciones bacterianas primarias y secundarias y el uso innecesario de medicamentos antibacterianos especialmente en aquellos con mayor riesgo de enfermedades graves, como son los adultos mayores.

Prevenir las enfermedades respiratorias y la hospitalización por neumococo a través de la vacunación, no solo salva vidas, sino que ayuda a reducir la carga de enfermedad sobre un sistema de salud ya afectado por la pandemia de COVID-19.

Al igual que para la gripe existen varias vacunas frente al neumococo, concretamente dos, la vacuna antineumocócica polisacárida 23 valente (VNP23) y vacuna antineumocócica conjugada 13 valente (VNC13). Son varios estudios los que no han mostrado de forma concluyente la eficacia de VNP23 para la prevención de neumonía neumocócica, ni en población de edad avanzada ni en población con factores de riesgo. Por el contrario, existe una amplia experiencia con VNC13 demostrando que es capaz de generar una respuesta de anticuerpos funcionales igual o superior a VNP23 en sujetos ≥50 años, además de memoria inmunológica por su mecanismo de acción. Respecto a su eficacia clínica y efectividad en vida real VCN13, demostró la eficacia para la prevención de la neumonía neumocócica, de la enfermedad neumocócica invasiva y prevención de hospitalizaciones por neumonía en adultos sanos de 65 y más años como en personas con diferentes enfermedades crónicas, es por estos motivos que diversas Sociedades Científicas en España, entre la que se encuentra la SEMG, recomiendan la vacunación de estos sujetos con VNC13.

En España, durante los últimos tres años Comunidades Autónomas como Andalucía, Asturias, Castilla León, Comunidad de Madrid, Galicia, Melilla, y La Rioja, han ido actualizando sus recomendaciones de vacunación antineumocócica para el adulto bien por edad, por enfermedades crónicas o ambas, incluyendo todas ellas VNC13 en la vacunación del adulto frente al neumococo, por lo que hoy alrededor del 50% de la población adulta española tiene financiada VNC13.

En Castilla y León han evaluado el impacto de esta medida llegando a la conclusión, que la evaluación de los diferentes costes incrementales (AVAC y euros) en los años de seguimiento pone de manifiesto que e l programa de vacunación frente al neumococo a personas mayores de 65 años es una medida coste eficiente.
El 8 de mayo de 2019 el Pleno del Consejo lnterterritorial del SNS aprobó definitivamente el Calendario Común de Vacunación a lo largo de toda la vida. En este documento al referirse a la vacunación antineumocócica en pacientes con 65 años o mayores con un acrónimo (VN) no descrito en el glosario de términos, cabe la posibilidad de poder vacunar tanto con VNC13 como con VNP23. Mientras que en el documento de Recomendaciones de Vacunación en Grupos de Riesgo de todas las edades aprobado el 24 de julio de 2018 por la Comisión de Salud Pública sí que reconoce que algunas comunidades autónomas disponen de otras estrategias alternativas de vacunación frente al neumococo.

Por todo lo expuesto anteriormente, animamos a las Comunidades Autónomas que ya tienen financiada VCN13 establezcan conjuntamente con los profesionales sanitarios y Sociedades Científicas las estrategias adecuadas para alcanzar las máximas coberturas de vacunación tanto de neumococo como de gripe cuanto antes para evitar el colapso ante una posible nueva ola de la COVID-19 y a aquellas Comunidades Autónomas, como es el caso de Aragón, que todavía no financian VCN13 ante la evidencia científica, sigan las recomendaciones de las Sociedades Científicas y organismos, como la OMS, y tomen cuanto antes la decisión de utilizar la mejor vacuna disponible en estos momentos frente a la enfermedad neumocócica, ya que a su vez es la mejor manera de proteger a nuestros mayores. Que Aragón no quede atrás.

Leandro Catalán Sesma
Presidente de Semg Aragón

CONSEJERA DE SANIDAD. GOBIERNO DE ARAGON.

 

 

 

3 sscc aprimaria

COMUNICADO CONJUNTO

Los Médicos de Familia alertan por la evolución de la pandemia y las falsas informaciones sobre la falta de actividad en Atención Primaria

fake pandemia

- La pandemia por el SARS-CoV-2 ha pueso el límite nuestro sistema sanitario

- La actitud prudente de la población, siguiendo las medidas de seguridad, es esencial para superar esta situación.

- Exigimos una financiación adecuada en los recursos humanos y materiales que nos permitan realizar nuestras funciones. 

Ante las informaciones aparecidas en redes sociales y medios de comunicación carentes de verosimilitud y llenas de desconocimiento sobre el trabajo que desarrolla la Atención Primaria durante la pandemia, no tenemos más remedio que salir al paso de ellas y manifestar que la Atención Primaria es, ha sido y será el dique de contención de la pandemia, gracias a la gran cantidad de acciones que diariamente se hacen desde los Centros de Salud y Consultorios locales.

La Atención Primaria desarrolla diariamente tareas que van desde la salud pública a la atención comunitaria, con atención a pacientes crónicos mediante seguimiento telefónico o presencial, atención urgente, visitas domiciliarias, cobertura de las residencias privadas y públicas, labores como rastreadores y otras muchas tareas propias de este nivel asistencial. Y esto lo avala el último Informe Anual del Sistema Nacional de Salud de 2017 (último disponible con datos oficiales), donde se refleja que los 36.000 médicos de Atención Primaria (un 24 % del total de médicos registrados en ejercicio en España), que atienden 3.050 Centros de Salud y 10.077 Consultorios de Atención Primaria, realizaron 241.8 millones de consultas médicas anuales, incluyendo 13 millones de visitas domiciliarias, dedicadas a 339.45 millones de problemas de salud, y todo ello antes de la situación de la pandemia.

Desde el inicio de la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus (COVID-19), los profesionales de Atención Primaria han realizado el seguimiento de más de 900.000 pacientes con cuadro clínico probable de COVID-19 con sintomatología leve y sin prueba diagnóstica de confirmación, la mayoría de los cuales no precisaron atención hospitalaria.

Si a esto se añade los escasos recursos humanos con los que contamos, que hace que tengamos que suplir, con el mismo personal, bajas, jubilaciones y ahora las vacaciones de los compañeros ausentes, nos convierte en el auténtico muro de contención de la sanidad, evitando, día a día, el colapso del sistema sanitario.

Difundir informaciones falsas de falta de actividad solo se puede hacer desde la ignorancia o desde un interés que no acertamos a comprender, pues no es momento de restar sino más bien de sumar. Ante esto alzamos la voz y decimos “¡hasta aquí hemos llegado!”. Después de padecer y sufrir la insuficiencia de medios tanto técnicos, materiales como humanos, después de haber soportado con plantillas absolutamente mermadas, en ocasiones con centros cerrados por falta de personal, decimos ¡basta ya!. Los profesionales de Atención Primaria han trabajado por encima de sus posibilidades y han demostrado su versatilidad y polivalencia sobradamente.

Llevamos años denunciado de manera continua y casi diaria la precariedad de medios y la merma en la capacidad resolutiva, a lo que nuestros gerentes y políticos han hecho oídos sordos, manteniéndose la falta o ausencia de renovación de estructuras físicas, digitales y personales. Todo esto ha puesto en riesgo grave y evidente el modelo asistencial, con poca o nula previsión en planificación futura de la Atención Primaria, cuestión que se hace de una especial relevancia en los últimos meses, sin saber bien hacia dónde vamos ni cómo se va a suplir una financiación a todas luces insuficiente y unos déficits más que evidentes.

Los Médicos de Familia somos conscientes de que la pandemia por el SARS-CoV-2 nos ha puesto a todos al límite y que el sistema sanitario y los sanitarios nos hemos visto sobrepasados, pero siguen sin aportarse soluciones y nos seguimos viendo al límite de nuestra resistencia.

Desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) -con el apoyo de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME)-, queremos expresar nuestra preocupación por la evolución de la pandemia de la COVID-19 frente a la cual instamos a tomar medidas de forma urgente que reduzcan las nefastas consecuencias que se puedan derivar de la persistencia de la situación actual.

Una evidencia clara es que la lucha contra esta pandemia, en el momento actual, está basada en la prevención personal (medidas higiénico-sanitarias y responsabilidad individual), la identificación de casos para su aislamiento preventivo, y la implantación y seguimiento de medidas de protección y seguridad en el ámbito personal y laboral.

En este escenario, no cabe ninguna duda que existen una serie de actores principales, entre los que destacan el propio individuo, y su autorresponsabilidad, y los profesionales de la Atención Primaria, con los medios diagnósticos adecuados y personal suficientes. Por todo ello, no podemos permitir que se siga sin corregir el déficit crónico de inversión, y que la exigencia de reforzar este nivel asistencial que la Unión Europea nos ha pedido, se convierta en realidad.

Estamos ante un sistema sanitario en precario, que precisa el apoyo de todos, el buen uso de la población, la dedicación de los profesionales, más allá de las divergencias derivadas del desconocimiento del funcionamiento de una parte importante del sistema y la reclamación conjunta del refuerzo de plantillas y recursos. Es hora de invertir en los sistemas sanitarios y también en Atención Primaria como parte principal del sistema, y es una irresponsabilidad no hacerlo u olvidarnos, una vez más, de la Atención Primaria. Estamos en agosto, si esto sigue así y no se planifica será un error que llevará el nombre de cada una de las víctimas que se produzcan y una vergüenza nacional.

Las sociedades firmantes del documento nos ponemos a disposición del conjunto de las sociedades científicas y de la Administración sanitaria para buscar soluciones conjuntas que reconduzcan la situación y ayuden a mejorar el funcionamiento del sistema sanitario, incluida la gestión de esta pandemia, dejando a un lado los intereses individuales o societarios ya que solamente desde la unidad, el conocimiento y la unión de toda la profesión médica conseguiremos ser un colectivo unido en la adversidad, pero con un objetivo común.

 Comunicado conjunto firmado en Madrid, a 26 de agosto de 2020, por: 

Dr. Salvador Tranche Iparraguirre     Dr. Jose Luís Llisterri Caro     Dr. Antonio Fernández-Pro Ledesma
Presidente semFYC                             Presidente SEMERGEN          Presidente SEMG

Con el apoyo de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME)


pdfCOMUNICADO

 

logos sociedades 4

COMUNICADO CONJUNTO

Las sociedades médico-científicas abajo firmantes, ante el auge y la proliferación de manifestaciones públicas y de declaraciones de movimientos negacionistas frente a la COVID-19 surgidos al banner pseudociencias 01amparo de corrientes de carácter pseudocientífico, MANIFIESTAN lo siguiente:

  1. Asistimos a una de las mayores pandemias de nuestra historia reciente y el conocimiento médico basado en la evidencia científica es la única vía para hacerle frente con garantías.

  1. Las pseudociencias y los movimientos negacionistas frente a la COVID-19  representan  una  evidente  amenaza  social,  pues  alientan  de manera irresponsable a la desobediencia civil respecto al seguimientode  medidas  contrastadamente  eficaces  para  luchar  contra  la pandemia, como son el uso correcto de mascarillas, la higiene de manos o el mantener una adecuada distancia social.

  1. De igual modo, resulta vital hacer frente a la desinformación y a los bulos sobre la COVID-19 ─particularmente a través de internet y las redes sociales─ pues suponen un riesgo cierto para la salud poblacional y pueden complicar el complejo escenario sanitario que vivimos en España, con un constante repunte de nuevos contagios que hacen temer la llegada de una segunda ola epidémica.

  1. Como sociedades médico-científicas, hacemos un llamamiento a la responsabilidad colectiva para no dar difusión ni otorgar veracidad o credibilidad a teorías acientíficas, conspiratorias y oscurantistas, que nos retrotraen a épocas pretéritas felizmente superadas

Madrid, a 24 de agosto de 2020

pdfCOMUNICADO

 

 logo SEMG COLOR LUTO LITE  

El objetivo final es aportar el conocimiento necesario para mejorar la asistencia de los enfermos con síntomas persistentes por coronavirus en nuestro sistema sanitario, homogeneizando el procedimiento asistencial y buscando una respuesta más acorde con las necesidades de los pacientes.

Madrid, 30 de julio de 2020 – La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha iniciado un proyecto de colaboración con los colectivos autonómicos de COVID-19 persistente (Andalucía, Cataluña, Madrid, País Vasco y Valencia) con el objetivo de aportar luz sobre su situación y mejorar la atención de este tipo de pacientes que, tras meses de haber sido contagiados por la enfermedad por coronavirus, continúan presentando síntomas de la enfermedad COVID-19.

Esta colaboración se ha traducido en la creación de diferentes grupos de trabajo que ya están dando los primeros pasos para poner en marcha cuatro líneas de trabajo. La primera de ellas es la elaboración de un importante proyecto de investigación, con seguimiento de pacientes durante al menos dos años, para obtener evidencia científica clara sobre lo que ocurre a los afectados por COVID-19 persistente. Este estudio de investigación aportará el conocimiento necesario para mejorar la atención de los pacientes afectados por estos síntomas persistentes en nuestro sistema sanitario, homogeneizando el procedimiento asistencial y buscando una respuesta más acorde con las necesidades de los pacientes.

El segundo objetivo que se persigue será la elaboración de protocolos específicos para pacientes con persistencia de síntomas COVID persistentes enfocados en la Atención Primaria, para que a cada paciente se le atienda de una manera más homogénea y conforme a un protocolo estándar aplicado de manera igualitaria en cada centro sanitario, atendiendo también a las derivaciones a atención hospitalaria.

La elaboración y validación de escalas e instrumentos de medida, objetivos y específicos, para la cuantificación de los síntomas persistentes que inciden sobre la calidad de vida y pérdida de autonomía de este colectivo, será otra de las líneas de trabajo que centra el acuerdo. Esto permitirá, desde un punto de vista médico, cuantificar sus limitaciones para llevar el día a día, en comparación con su estado físico y psíquico antes de enfermar. Es decir, objetivar que hay pérdida de salud importante, a pesar de que el resultado de pruebas estándar sea normal.

Por último, también habrá un grupo de trabajo dedicado a analizar y realizar propuestas sobre las bajas e incapacidad temporal, para que a cada paciente se le aplique un criterio claro y adaptado a la capacidad real del paciente para desarrollar su actividad laboral. Asimismo, se revisarán los criterios para considerar esta baja como enfermedad común o laboral, puesto que a día de hoy no hay uniformidad a la hora de designar el tipo de incapacidad temporal entre autonomías.

Primeros pasos

Fruto de este trabajo conjunto, iniciado ya hace semanas, la SEMG y los colectivos autonómicos de sintomatología COVID-19 persistente han lanzado una Encuesta sobre los síntomas y la situación en la que se encuentran, para que sea contestada de forma anónima por todos aquellos enfermos que se encuentren en su misma situación. Este formulario (http://ow.ly/Br3n30r3MMv) inicial servirá para realizar un protocolo de investigación científica que permitirá adquirir el conocimiento necesario para mejorar la asistencia de los afectados.

Del mismo modo, como uno de los primeros pasos para aumentar la visibilidad de este colectivo en la comunidad médica, se ha elaborado una infografía que recopila los síntomas persistentes más frecuentes en este tipo de enfermos, cuyo contenido puede ser de gran utilidad para los profesionales sanitarios que tengan que atender este tipo de casos. Dentro de esta sintomatología, lo que más destaca por su importancia y frecuencia es la astenia, la incapacidad, la pérdida de calidad de vida y la fluctuación de los síntomas.

pdfINFOGRAFIA SINTOMAS PERSISTENTES COVID-19

pdfSINTOMAS PERSISTENTES EN COVID-19

pdfNOTA DE PRENSA - 20200730

 

 

 logo SEMG COLOR LUTO LITE  

Así lo ha detectado la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) tras analizar los resultados de la Encuesta ‘Satisfacción de los pacientes sobre la atención recibida por Atención Primaria durante la pandemia por coronavirus’. La satisfacción percibida por el colectivo de pacientes que habían precisado de atención médica por motivos ajenos al coronavirus durante el confinamiento es más elevada en comparación con los enfermos contagiados por COVID-19.

Madrid, 28 de julio de 2020 – La mayor parte de la población que precisó atención sanitaria por parte de Atención Primaria durante el confinamiento resultó satisfecha con la atención recibida, siendo ligeramente mayor esta sensación en el cupo de pacientes que consultaron por causas distintas al coronavirus. Las mejoras que los pacientes reclaman están relacionadas con en el déficit de medios con los que se ha contado durante la pandemia, quienes demandan un aumento de personal sanitario que permita realizar un mejor y más exhaustivo seguimiento de sus problemas de salud.

Son las principales conclusiones de la última Encuesta que lanzó la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) con el objetivo de conocer la opinión de los usuarios del Sistema Nacional de Salud sobre la atención que han recibido en sus centros de salud durante la pandemia originada por la nueva enfermedad COVID-19.

Los resultados hay que contextualizarlos en la reciente crisis sanitaria vivida en nuestro país, época en la que la Atención Primaria ha intentado hacer un seguimiento cercano de todos los pacientes, a pesar de las dificultades debido al aislamiento domiciliario y las limitaciones de visitas al centro. La pandemia afectó al método de trabajo de los consultorios y centros de salud de nuestro país. “El sistema de atención a la salud de nuestros pacientes, que llevaba presente desde la aparición de la figura del médico, era insostenible e imprudente para preservar la salud del profesional, pero sobre todo del paciente”, señala una de las autoras de la Encuesta, la Dra. Beatriz Torres, que además es miembro de la Comisión Permanente de la SEMG. Para solventarlo, se comenzó a poner en uso la telemedicina: “los teléfonos fueron la primera herramienta puesta en marcha, posteriormente el correo electrónico con el envío de imágenes e incluso, en ciertas ocasiones, las videoconferencias profesional-paciente se fueron haciendo un hueco en las consultas de Atención Primaria”.

La Encuesta ‘Satisfacción de los pacientes sobre la atención recibida por Atención Primaria durante la pandemia por coronavirus’ registró entre los meses de mayo y junio un total de 1.121 respuestas, de las cuales un 66,2% pertenecían a mujeres y un 33,8% a hombres. La franja de edad con mayor participación fue la comprendida entre los 26 y los 70 años de edad, siendo la mayor participación (40,1%) la comprendida entre los 41 y 55 años.

Los resultados obtenidos provinieron de pacientes de todo el territorio nacional, a excepción de Ceuta y Melilla donde no hubo participación. Las comunidades con mayor representación fueron Madrid, Castilla y León y Comunidad Valenciana, seguido de Andalucía, Galicia y Cataluña, que protagonizaron el 80% de las respuestas.

El 69% de los pacientes que respondieron la encuesta había precisado atención sanitaria por motivos ajenos a la enfermedad por coronavirus, mientras que un 27,1% había sufrido síntomas compatibles con el COVID-19 (de los cuales un 12,8 % tuvieron un diagnostico confirmado de la enfermedad mediante la realización de alguna de las pruebas disponibles) y el 3,8% restante había realizado aislamiento por haber estado en contacto estrecho con un enfermo COVID.

Resultados enfermos COVID-19

Preguntados a aquellos pacientes que habían sufrido síntomas compatibles con coronavirus en qué lugar habían sido diagnosticados como enfermos por Sars-Cov-2, un 60% del total lo fueron en Atención Primaria, incluidas las líneas habilitadas para la atención telefónica 24 horas y la urgencia extrahospitalaria.

De los pacientes encuestados que precisaron atención en relación a la enfermedad por coronavirus, un 86,2% no precisó ingreso hospitalario y el 69,2% recibió seguimiento telefónico por parte de su médico de familia. De estos pacientes COVID-19, un 87% contestó que precisó contactar con su centro de salud, de los cuales solo un 13% refirieron no haber tenido un seguimiento por parte de su médico de familia. Teniendo en cuenta que únicamente el 87% de los pacientes que contestaron a la encuesta se puso en contacto con el centro de salud, tan solo un 10% de los encuestados no recibieron seguimiento por parte de Atención Primaria.

De igual manera, se les pidió a los enfermos COVID-19 encuestados que puntuaran, del 1 al 10, el apoyo que habían recibido por parte de los profesionales sanitarios de su centro de salud. El 67,5% puntuó por encima del 5, representando el 21,6% la nota máxima posible. Sobre si les había parecido suficientes las acciones realizadas desde atención primaria para cuidar de su salud, el 38,9% de los encuestados calificó la atención como insuficiente (por debajo del 5), mientras que el 61% restante estaba conforme.

Invitados a puntuar la atención recibida por parte de por los profesionales de su centro de salud (médico, enfermera, etc.), el 66,6% de los pacientes calificaron con más de un 5 su agrado con la atención recibida, concediéndoles el 22,5% la máxima puntuación (10).

Atención por otros motivos

De los pacientes que habían precisado de atención médica por motivos ajenos al coronavirus, el 64% presentaba algún tipo de enfermedad crónica (diabetes mellitus, hipertensión arterial, asma, etc.). En líneas generales la satisfacción percibida por este colectivo resultó aparentemente más elevada en comparación con los enfermos por COVID-19.

A la pregunta “¿Cómo calificaría la atención recibida por parte de los profesionales de su centro de salud?” el 84,5% de los encuestados dio una puntuación mayor a 5, clasificándola en el 56,8% de los casos con un resultado sobresaliente. Asimismo, el 83,3% de estos pacientes no COVID se habían sentido apoyados por los profesionales de la salud durante la pandemia acontecida y el 80% consideraba suficientes las medidas realizadas desde atención primaria para cuidar de su salud.

Para finalizar el cuestionario, la SEMG incluía la pregunta abierta ¿En que podríamos mejorar si nos enfrentáramos a situaciones similares? a la cual respondieron más de 700 encuestados, tanto afectados por la enfermedad como no. La gran mayoría de ellos coincidían en pedir más recursos para la Atención Primaria; por supuesto, aumentar el número de médicos, pero también mayor disponibilidad de test diagnósticos y equipos de protección individual para los profesionales. El peso de la queja más repetida recayó en el cierre de algunos centros de salud debido, en gran parte, por el desplazamiento de sus profesionales sanitarios hacia una atención hospitalocentrista y la dificultad para acceder a la atención médica por el colapso de las líneas telefónicas y ser atendido por el mismo profesional.

Analizar para mejorar

Con esta encuesta, la SEMG ha querido dar protagonismo y voz a los enfermos sobre asistencia recibida por su centro de salud en momentos tan difíciles. Para llegar a un mayor número de personas, la sociedad médica agradece la colaboración de distintos colectivos y asociaciones de pacientes en nuestro país. Desde la sociedad médica tienen claro que no se pueden plantear futuras propuestas de mejora sin tener en cuenta la opinión y percepción de los pacientes.

Las conclusiones de esta Encuesta realizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia deberían ser tenidas en cuenta por parte de la Administración sanitaria de cara a poder afrontar con mayor garantía una posible segunda ola de la pandemia. Especialmente en lo que se refiere a las mejoras que solicita la población de mayor dotación de recursos personales y materiales para la Atención Primaria.

pdfNota de prensa - 20200728