Las terapias administradas pueden dejar secuelas físicas, psíquicas y psicosociales, que pueden manifestarse o persistir incluso años después de haber finalizado el tratamiento. A modo de ejemplo, las cicatrices o las molestias secundarias a las cirugías con intención curativa, o también las secuelas de la cirugía de reconstrucción conllevan cambios en la imagen corporal. El cansancio o las artralgias, dificultan una completa reincorporación al mundo laboral, o bien condicionan un deterioro no deseado de las relaciones sociales y familiares. En las mujeres jóvenes, el tratamiento del cáncer de mama también puede influir negativamente en sus deseos genésicos al poderse producir una menopausia precoz y con ello una esterilidad.

Para las pacientes LSV de cáncer de mama es prioritario evitar y/o reducir el riesgo de secuelas y complicaciones derivadas del diagnóstico y del tratamiento.

Los objetivos del seguimiento de las mujeres LSV de cáncer de mama son básicamente tres: a) el diagnóstico de las recaídas o de un segundo tumor primario de mama, b) el minimizar el impacto de las secuelas y complicaciones derivadas del diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama y c) el fomentar medidas de educación sanitaria y prevención con el fin de promover el bienestar y reducir los riesgos para la salud. Todo ello, con el fin de conseguir la mejor calidad de vida y lograr que las mujeres LSV se puedan reincorporar a los distintos ámbitos de su vida social, familiar y laboral de la forma más completa posible.

Desde hace varios años se ha constatado la necesidad de compartir el seguimiento de las pacientes LSV cáncer de mama entre la atención hospitalaria especializada (AE) y la atención primaria (AP) garantizando una coordinación efectiva. Este seguimiento compartido y coordinado ha de garantizar el cumplimiento de los tres objetivos previamente señalados. El médico de atención primaria tiene un papel destacado en la detección de recidivas y de segundas neoplasias, en el abordaje de los efectos tardíos del tratamiento oncológico, en la atención a la comorbilidad, en la atención psicológica, y en promover estilos de vida y recomendar estrategias de prevención de la salud y, en la medida de lo posible de normalizar la atención sanitaria de las pacientes curadas de un cáncer de mama.

En el documento 'Recomendaciones para el seguimiento de las mujeres supervivientes de Cáncer de Mama' presentamos una guía elaborada y consensuada entre las diversas sociedades científicas cuyos profesionales atienden a las pacientes LSV de cáncer de mama. La finalidad de esta guía es conseguir que el seguimiento de estas pacientes LSV de cáncer de mama se haga de forma compartida, colaborativa y coordinada entre los profesionales de AE y AP.

ico pdf lteDOCUMENTO COMPLETO