DERMOenigma

Edición: 2019-2020

SEMG

Sorteo Beca de Inscripción para Médicos Residentes de Medicina de Familia para XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia

Descarga las bases

El plazo para responder a este caso ya ha terminado. Estad atentos a nuevos casos del concurso que se anunciarán en los perfiles de redes sociales de la SEMG

CASO 7º: Introducción al caso.

Mujer de 81 años que acude con sus familiares por lesión tumoral en cuello. Ha adoptado el tamaño y aspecto actual en relativamente poco tiempo, Fue creciendo rápidamente a partir de un grano pequeño en las dos o tres primeras semanas, estabilizándose con su aspecto actual en estas dos ultimas semanas. No le molesta nada, pero le preocupa mucho.

Imagen-caso-7

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL OFRECIDO:

  1. Epitelioma basocelular nodular
  2. Espinocelular tumoral vegetante
  3. Melanoma maligno amelánico
  4. Verruga seborreica hiperqueratósica
  5. Queratoacantoma

Caso 7. SOLUCIÓN RAZONADA:

Descripción Imagen caso:

Nódulo tumoral carnoso sonrosado, muy exofítico, bien delimitado, con formación queratósica crateriforme destacada en su superficie.

Con este aspecto, más las características evolutivas que se obtuvieron durante la anamnesis, nos hizo sospechar que estábamos ante un queratoacantoma.

Fue remitida al servicio de dermatología, donde se confirmaron estas sospechas, y se decidió su exéresis.

RESPUESTA CORRECTA: QUERATOACANTOMA:

Se le conoce también por otros nombres, como verrugoma o carcinoma escamoso “autocurable”. Es una tumoración considerada hasta hace poco benigna, de crecimiento rápido, que aparece en áreas de piel expuestas, resolviéndose espontáneamente sin tratamiento en unos cuantos meses.

Su apariencia puede simular al epitelioma espinocelular. Es una lesión aún muy controvertida, discutiéndose si es una lesión pseudomaliga con capacidad autoinvolutiva, o una lesión pseudobenigna capaz de evolucionar hacia un carcinoma epidermoide invasor (se han documentado metástasis).

No se ha podido demostrar su relación con virus alguno (VPH), parece que su principal desencadenante es la radiación ultravioleta. También se han descrito casos relacionados con la exposición a carcinógenos químicos (brea y hulla).

Es relativamente frecuente, más en varones de raza blanca que en mujeres (3/1), y a partir de los 40-50 años. Se origina en los folículos pilosebáceos, estando compuesto de células escamosas queratinizadas. Está relacionado con la exposición solar prolongada y excesiva (zonas fotoexpuestas), tratamientos inmunosupresores, y en trabajadores con alquitranes y breas. Su similitud histológica con el carcinoma de células escamosas crea bastantes problemas a los histopatólogos.

Generalmente se manifiesta como una lesión única, iniciándose con una pequeña pápula rojiza epidérmica, que crece de forma rápida, transformándose en un nódulo carnoso, bien definido, de tamaño muy variable pudiendo alcanzar hasta varios centímetros, sin presentar infiltración en su base, se observan telangiectasias en su superficie, destacando un llamativo cráter con tapón córneo formado por acumulación progresiva de queratina en su cúpula.

Cursan de forma asintomática, y ocasionalmente pueden referir algo de picor. Clásicamente, se describen tres etapas. Tras una etapa inicial de crecimiento o proliferativa, se mantiene estable por uno o dos meses en lo que se define como etapa de estado, observándose como una lesión cupuliforme, a veces lobulada, con un amplio cráter central relleno de un tapón hiperqueratósico; para luego entrar en involución en una fase de regresión, por reabsorción de la masa tumoral y expulsión del tapón de queratina. Pudiendo quedar como secuela, una inestética cicatriz.

El diagnóstico fundamentalmente se apoya en las características clínicas (aspecto y rapidez evolutiva, simetría, tapón córneo, ausencia infiltración) pero, su extremada similitud con el carcinoma espinocelular, hace que se enmascaren muchos diagnósticos precoces, lo que obliga a extremar las medidas para confirmar el diagnóstico (se desaconseja realizar sólo una biopsia). Cualquier duda diagnóstica, en formas rápidamente evolutivas, y en las lesiones de tamaño grande, se remitirán a un servicio dermatológico para su confirmación clínica.

El tratamiento, aunque se encuentra descrito que se basa en el curetaje y electrocoagulación, debido a la posibilidad de enmascarase un carcinoma espinocelular, se recomienda su extirpación quirúrgica precoz, respetando los márgenes de seguridad en bordes, en todos los casos.

El sitio web semg.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestrasPolítica de Cookies | OK