DERMOenigma

Edición: 2019-2020

SEMG

Sorteo Beca de Inscripción para Médicos Residentes de Medicina de Familia para XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia

Descarga las bases

El plazo para responder a este caso ya ha terminado. Estad atentos a nuevos casos del concurso que se anunciarán en los perfiles de redes sociales de la SEMG

CASO 3º: Introducción al caso.

Paciente varón de 12 años, que acude por presentar erupción facial de varias lesiones costrosas, que según nos relata, aparecieron hace una semana aproximadamente. Refiere que las lesiones al principio eran como ampollas que en poco tiempo se rompieron y fueron transformándose en el aspecto de la imagen expuesta como caso. Los síntomas que expresan en las lesiones son más de picor-escozor.

DermoEnigma Caso 3

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL OFRECIDO:

  1. Herpes simple
  2. Lesiones iniciales de varicela
  3. Impétigo circinado
  4. Piodermitis
  5. Psoriasis pustular

Caso 3. SOLUCIÓN RAZONADA:

Descripción Imagen caso:

Observamos unas lesiones costrosas hemorrágicas-pustulosas, están recubiertas de costras amarillas “melicéricas”, y que se implantaron sobre unas lesiones previas vesículo-ampollosas, haciéndolo en pocos días.

PIODERMITIS. IMPÉTIGO:

Las piodermitis son afecciones cutáneas causadas por estreptococos y/o estafilococos. Se describen dos formas clínicas: una “ampollosa”, y “no ampollosa” o costrosa.

  • El impétigo “ampolloso” se debe a la infección por el estafilococo aureus, mediante el efecto de su toxina epidermolítica. Su expresión clínica se caracteriza por la formación de ampollas subcorneales que se rompen derramando el contenido: seropurulento, más transparente al principio y más turbio después, formándose, a partir de ello, costras amarillentas más finas que las del no ampolloso, extendiéndose por autoinoculación. Aunque puede verse en niños, se observa con más frecuencia en adultos.
  • El impétigo “no ampolloso” o “costroso”, puede deberse a la infección estreptocócica, estafilocócica, o mixta (ambos gérmenes). Su clínica se caracteriza por la aparición inicial de lesiones vesículo-pustulosas (subcorneales) que al romperse producen una exudación que al secarse forma las costras de coloración más oscura (melácea) más gruesas y más adheridas. También se extiende por autoinoculación. Es más frecuente en población pediátrica.

Las dos formas se pueden establecer primariamente sobre piel sana o por sobreinfección de lesión previa. Y su localización de las lesiones suele ser mayoritariamente facial, periorificial, y también en axilas y nalgas. No afectando a los anejos, pero si a la piel sobre la que asientan.

En pacientes inmunodeprimidos, pueden ocasionar glomerulonefritis.

El impétigo no tiende a limitarse y desaparecer, y por tanto el tratamiento, fundamentalmente local es imprescindible. Se recomienda:

Iniciar un descostrado (soluciones acuosas de sulfato de cobre o zinc al 1/1000). Aplicación posterior de antibiótico local (mupirocina o ácido fusídico) cada 12 horas, 7-14 días.

Solo en casos de lesiones múltiples y/o extensas, se debe añadir antibiótico oral, (cloxacilina, amoxicilina-clavulánico, macrólidos, cefalosporinas).

Extremar la higiene personal en los afectados y contactos durante dos semanas para evitar contagios.

El sitio web semg.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestrasPolítica de Cookies | OK