DERMOenigma

Edición: 2019-2020

SEMG

Sorteo Beca de Inscripción para Médicos Residentes de Medicina de Familia para XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia

Descarga las bases

El plazo para responder a este caso ya ha terminado. Estad atentos a nuevos casos del concurso que se anunciarán en los perfiles de redes sociales de la SEMG

CASO 10º: Introducción al caso.

Mujer de 66 años que acude con lesión costrosa en punta del 4º dedo de la mano derecha (imagen a). Nos refiere que se le ha formado en dos semanas aproximadamente, y que le sangra frecuentemente. No le duele, pero le molesta mucho para hacer cualquier cosa. Cuando se le realiza una cura se observa una superficie sanguinolenta (imagen b).

Imagen a

Imagen a

Imagen b

Imagen b

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL OFRECIDO:

  1. Verruga vulgar sangrante
  2. Granuloma piógeno subcutáneo
  3. Queratoacantoma
  4. Quiste mixoide subcutáneo
  5. Epitelioma basocelular ulcerado

Caso 10. SOLUCIÓN RAZONADA:

Descripción Imagen caso:

Inicialmente (imagen a) vemos una formación costrosa redondeada en punta del dedo, saliendo del hiponiquio, con un diámetro de unos 24 mm, provocando elevación del borde libre de la uña y depresión de la yema del dedo. Tras realizar una humidificación de su superficie y eliminación de la superficie costrosa, se aprecia con un aspecto aframbuesado y con una superficie sangrante con facilidad (imagen b). Nos destaca las escasas molestias que refiere la paciente.

Con todos estos datos, rapidez en su formación y aspectos clínicos, nos decantamos en nuestra sospecha clínica, por estar ante un granuloma piógeno o botriomicoma.

RESPUESTA CORRECTA: GRANULOMA PIOGENO O BOTRIOMICOMA

Esta entidad ya la vimos tratada en un caso anterior de nuestros Dermoenigmas (caso nº 4). La razón de volverla a traer, es por la localización peculiar de este nuevo caso, que nos puede hacer sospechar otras entidades.

En la bibliografía se puede ver denominada de diferentes formas como hemangioma capilar lobular, tumor “frambuesiforme” o tumor telangiectásico, debido a su aspecto. Insistimos que, a pesar de su nombre, ni tiene un origen infeccioso, ni es un granuloma.

Lo observaremos frecuentemente como una protuberancia rojiza en la piel, que sangra con facilidad debido a una concentración anormalmente alta de vasos sanguíneos. Estas lesiones se inician con bastante frecuencia en puntos de la piel que han sufrido un trauma previo (e nuestro caso los dedos es un sitio habitual), pero su etiología exacta es desconocida, y aún no se ponen de acuerdo en determinar si una hiperplasia o una formación tumoral. Los puntos afectados con mayor frecuencia son las extremidades superiores y la cara. También podemos observarlos en mucosas, como en encías y labios (se describe lesiones similares en la boca de mujeres embarazadas: épulis gravídico). Es bastante frecuente verlos en pediatría.

Tras realizar una limpieza de la costra, podremos observar que sus características clínicas son tan evidentes que facilitan el diagnóstico, siendo raro que necesitemos realizar una biopsia de piel para confirmarlo.

Los pequeños granulomas piógenos pueden desaparecer repentinamente. Las lesiones más grandes se tratan con cirugía (raspado, afeitado) combinándolo con electrocauterización, también puede funcionar la congelación de la lesión, o el láser.

El porcentaje de recurrencia es alto, sobre todo en aquellos casos con lesiones profundas en la dermis (dermis reticular), exigiendo a veces su exéresis completa. No es extraño que se observe una cicatrización, después del tratamiento, más marcada.

El sitio web semg.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestrasPolítica de Cookies | OK