Síguenos enSigue a SEMG en Facebook!Sigue a SEMG en Twitter!Sigue a SEMG en RSSSigue a SEMG en YouTube!

Área de Socios

Archivo Histórico

SYSADOA y su uso clínico

En relación a la reciente polémica suscitada por la utilización de determinados tratamientos para la artrosis, el Grupo de Habilidades en Patología de Aparato Locomotor de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) desea puntualizar:

El acrónimo de uso común SYSADOA se refiere al término inglés Syntomatic Slow Action Drugs for Osteoarthritis y se refiere a un grupo de fármacos utilizados ampliamente desde hace más de una década para el tratamiento de la artrosis, especialmente de rodilla y cadera. Entre sus características se cita un inicio de acción lento, superior a las 6 semanas, pero con una notable persistencia del beneficio terapéutico después de la retirada del fármaco (efecto carry over). Sus principales efectos se refieren al control sintomático especialmente del dolor, la mejora de la calidad de vida y el enlentecimiento en la progresión del deterioro del cartílago articular. Presenta un adecuado perfil de seguridad sin que su uso precise de controles específicos.

En los últimos años, se han publicado estudios y metaanálisis que ponen en duda su utilidad y por tanto la idoneidad de su utilización, pero también es cierto que se han publicado otros que apoyan claramente su eficacia en la artrosis, como analgésicos y modificadores del curso de la enfermedad. Las diferentes opiniones deben conducir a un debate científico enriquecedor y argumentado que mejore los conocimientos y facilite la práctica habitual del médico.

En el momento actual, los SYSADOA son fármacos aprobados por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) para el tratamiento sintomático de la artrosis y están recomendados por numerosas Guías de Práctica Médica de diversas Sociedades Científicas, como la Sociedad Española de Reumatología (SER), la Sociedad Europea de Reumatología (EULAR) o la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis (OARSI) así como las Guías de Práctica Clínica de la Organización Médica Colegial (OMC) y diferentes artículos y colaboraciones científicas de nuestra Sociedad (SEMG).

Los médicos debemos tener como objetivo prioritario la salud y el bienestar de nuestros pacientes, ofreciéndoles las medidas terapéuticas más adecuadas y con menos efectos adversos, sin olvidar también los criterios de eficiencia que sean compatibles con una correcta práctica clínica.

Debemos aprovechar esta oportunidad para defender una vez más la libertad de prescripción de los médicos, que debe estar fundamentada sin duda en los datos objetivos de la Medicina Basada en la Evidencia, pero sin menospreciar la experiencia de los profesionales de reconocido prestigio, ni el aprendizaje derivado del buen hacer individual de los médicos en su ejercicio diario, para beneficio de sus propios pacientes.

 

 

 

 

 

Cláusula de consentimiento para cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies.